Domingo 12:56 h. No creo en la v√≠a pac√≠fica / no creo en la v√≠a violenta / me gustar√≠a creer / en algo pero no creo / creer es creer en Dios / lo √ļnico que yo hago / es encogerme de hombros / perd√≥nenme la franqueza / no creo ni en la V√≠a L√°ctea. (Google dedica su doodle de este 5 de septiembre a Nicanor Parra, que naci√≥ tal d√≠a como hoy hace 107 a√Īos).

15:13 h. Uno de los platos m√°s apetitosos en el libro de V√°zquez Montalb√°n est√° casi al final, como si el editor de Atrapasue√Īos, sabiendo cu√°nto suspiraba MVM cuando le tocaban el tema culinario, se hubiera decantado por reforzar el postre. El art√≠culo en cuesti√≥n se titula ‘A√ļn es posible la cr√≠tica’ y est√° fechado en la revista Nuestra Bandera de diciembre de 1987. He remarcado: una instant√°nea de la transici√≥n espa√Īola en cuatro frases; el doble sentido de la idea de ‘cultura’; y unas cuantas propuestas, enumeradas y reflexionadas, sobre qu√© hacer (y no se hizo, supongo) en la izquierda pol√≠tica y social de aquellos a√Īos. Salvo retirarle la referencia al papa Wojtyla del texto, creo que el resto (son 15 p√°ginas) se puede copiar/pegar para un discurso de ma√Īana por la ma√Īana sin que se noten los cinco lustros de distancia.

También es precioso su texto sobre el nombramiento de Marcelino Camacho como doctor honoris causa por la Universidad de Bellaterra.

"Para Lenin, intelectual era cualquier obrero capaz de adquirir conciencia y por lo tanto teoría de su papel en el proceso de producción económica y de su condición de individuo en lucha contra las condiciones de explotación y alienación".

17:20 h. Leyendo a peque√Īos tragos ‘La formaci√≥n de la clase obrera en Inglaterra’, de E. P. Thompson, me encuentro con este extracto del primer n√ļmero del Manchester Herald (31 de marzo de 1792): ¬ęDejaremos poco espacio a los art√≠culos que tengan como fin el buen tono, para las informaciones sobre los Vestidos de la Corte o las Intrigas Cortesanas; de Partidas de Caza, Guateques o Tertulias, que s√≥lo interesan a las Mariposas de la Sociedad¬Ľ… Fue el primer peri√≥dico radical de la ciudad ¬ęsilenciado, cerrado y hecho a√Īicos¬Ľ tan solo un a√Īo m√°s tarde.

Qu’avons-nous encore √† cacher
Quand il reste si peu de nous?

19:20 h. Como no tengo tele, me llama la atenci√≥n cualquier pantalla grande que se me ponga por delante. Tomando caf√© con Manuel Tamaj√≥n en el bar de (√ļltimamente) costumbre, hablando de lo humano y lo divino (IU), me distrae en segundo plano un horrible v√≠deo de la MTV con una vaquera cantante bailando delante de unos vaqueros (no, no es aquel de Madonna) que ni las m√°s cutres coreograf√≠as de Giorgio Aresu, y menos mal que no se escucha la m√ļsica. Parece que no me he perdido gran cosa desde el Telecinco de Berlusconi y Jes√ļs Gil, ¬Ņno?