Ya lo dijo Eduardo Galeano: dejemos el pesimismo para tiempos mejores. Hoy ha llegado el invierno y, despu√©s de a√Īos mirando para otro lado ante cientos de miles de hogares vulnerables, los partidos del r√©gimen andan trajinando para apuntarse el tanto de una soluci√≥n al tema de la mal llamada pobreza energ√©tica. Y lo han hecho, como siempre, a su manera: poniendo titulares medi√°ticos a las personas y pomadas a las el√©ctricas, no sea que se paren las puertas giratorias que conectan pol√≠ticos y empresas.

Datos: El coste de producci√≥n de la electricidad en Espa√Īa ha subido cerca del 3,5% en diciembre con respecto al pasado mes. El precio de generaci√≥n de la electricidad ha pasado de 56,13 euros por megavatio hora en noviembre a 60,21 en diciembre, encadenando 8 meses de subida. Es cierto que han bajado los ‚Äúpeajes el√©ctricos‚ÄĚ con respecto al a√Īo pasado, as√≠ que el resultado es un encarecimiento del recibo final del 4,35%.

M√°s datos: Seg√ļn Facua, el recibo de la luz se ha incrementado un 69,8% en la √ļltima d√©cada, una media de 33 euros mensuales m√°s con respecto a finales de 2016. Compara eso con lo que han subido las pensiones o el salario m√≠nimo.

Seg√ļn EAPN, m√°s de 5 millones de personas se declaran incapaces de calentar sus hogares en invierno. Casi un tercio (31%) de los hogares que no saben leer ni escribir son hogares en pobreza energ√©tica; el 21% de los hogares en situaci√≥n de desempleo registraron retrasos en el pago de las facturas, frente al 7% de los hogares trabajadores. Los hogares con personas mayores, las familias monoparentales y las familias con 3 o m√°s ni√Īos dependientes, tienen tasas m√°s elevadas que otras tipolog√≠as de familias. El 18% de los hogares con alguna persona con mala salud en el hogar, se declara incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada. M√°s de 7.000 fallecimientos prematuros est√°n asociados a la pobreza energ√©tica, una cantidad muy superior a los fallecimientos en accidentes de tr√°fico, por poner un ejemplo sencillo.

Hoy nos hemos concentrado en Sevilla (y en el resto del Estado) en apoyo a la Plataforma nomascortesdeluz.org, que reivindica lo siguiente:

  1. Prohibici√≥n legal de todos los cortes de luz a familias con problemas econ√≥micos. Las el√©ctricas deber√°n dirigirse a la administraci√≥n para comprobar la situaci√≥n de las familias que no abonen sus recibos. Si sufren vulnerabilidad econ√≥mica, no podr√°n cortarles el suministro y el coste ser√° asumido por las compa√Ī√≠as.
  2. Fin a los abusos tarifarios. Aprobación de una tarifa asequible, regulada por el Gobierno, a la que podrán acogerse todos los consumidores domésticos en su primera residencia.
  3. Creación de una auténtica tarifa social. Sustitución del actual bono social por una tarifa de reducida cuantía dirigida a las familias con bajos niveles de renta, sufragada por las eléctricas.
  4. Reconocimiento y devolución por parte de las grandes eléctricas de los 3.500 millones de euros que cobraron indebidamente en concepto de Costes de Transición a la Competencia (CTCs).
  5. Auditoría al sistema eléctrico. Realización de un análisis de los costes del sistema desde que se puso en marcha la liberalización del sector, con el objetivo de determinar el precio real de las tarifas eléctricas.
  6. Aplicación del tipo de IVA superreducido a la electricidad.

¬ŅEs eso lo que han pactado los partidos del r√©gimen? Puedes jurar que no.

P.D.: Al principio he dicho ‚Äúla mal llamada pobreza energ√©tica‚ÄĚ porque, en realidad, de lo que estamos hablando es de gente que no puede pagar la luz, ni el gas, ni comer normalmente todo el mes, como tampoco pagar la cuenta del m√≥vil o internet, por ser pobre o tener unos ingresos que necesitan para vivir el d√≠a a d√≠a. Por lo tanto, la mal llamada pobreza energ√©tica es consecuencia directa de la pobreza, y si erradicamos la pobreza y los sueldos y pensiones miserables estaremos acabando con la energ√©tica y con todas las que se nos pongan por delante. Una vez m√°s, un asunto de clase.