Volver a los 57.

Doy la bienvenida a mi nuevo a√Īo (ya van 57) y despido a nuestro compa√Īero Juan G. Cot√°n, con quien compart√≠ tantas movilizaciones laborales y tanto compromiso pol√≠tico. Edades oto√Īales (me encanta el oto√Īo, m√°s ahora que el cambio clim√°tico nos lo niega), m√°s visitas al tanatorio que a las fiestas (a mejor ver, larga vida, MacGowan), s√≠, pero tambi√©n m√°s condensaci√≥n de emociones, m√°s amor por las cosas futiles, ingr√°vidas y gentiles. He llegado a los 57 como si hubiera vuelto adonde ya sab√≠a qu√© iba a encontrar.

El domingo pasado escrib√≠: ¬ę‘¬ŅMe l√≠as uno de tus cigarrillos bolcheviques?’ pregunta Keira Knightley en Expiaci√≥n – m√°s all√° de la pasi√≥n. La estoy viendo mientras abajo, en la plaza, se celebra un mix cultural local y, un poco m√°s all√°, cuesta arriba ‘de la v√≠a pall√°’ (expresi√≥n castiza de aqu√≠), mi hijo est√° con sus amigos en el campo de f√ļtbol donde juega el Dos Hermanas (que gana por los pelos)¬Ľ. Hoy, tan solo cinco d√≠as despu√©s, despliego sobre la mesa de la oficina todo la documentaci√≥n generada de lunes a viernes y me pregunto c√≥mo es posible almacenar en la memoria lo vivido y archivarlo sin futuros galimat√≠as. Pienso a menudo en ello, sobre todo cuando Google me recuerda fotos de tal d√≠a como y no soy capaz de poner en pie el lugar, el motivo, el nemequittep√°s de aquello. De olvidar los t√≠tulos y los argumentos de las pel√≠culas que he visto, ni hablo… sobre eso, voy mejorando (a peor) con el paso del tiempo. He aprendido a combatir mi naturaleza de ser anal√≥gico a base de gadgets mentales porque mi disco duro no pasa el corte del pentium 1. Hegel lo expres√≥ m√°s o menos: ¬ęEl M√©todo es el √ļnico camino para disciplinar al pensamiento¬Ľ.

Me siento bajo el sol aprés la pluie a esperar a que salga mi hijo del instituto. Una paloma andurrea cerca, antes representaban la paz y ahora son ratas que contagian enfermedades, como la democracia en Israel; y el amor romántico es una farsa con ojos ciegos de maltratador, aunque yo lo sienta como Last night I dreamt that somebody loved me.

Finalizo el viernes conectado a la Coordinadora Federal, por videoconferencia. Una compa√Īera cita una frase de Felipe Alcaraz: ¬ęLas asambleas las piensan los rom√°nticos y las ganan los bur√≥cratas¬Ľ. No viene al cuento interno, nada que ver con la marcha de Garz√≥n (gracias por todo, amigo), pero es preciosa para acabar este peque√Īo cat√°logo de seres y estares.

Coordinador de Izquierda Unida Sevilla.