28.09.2022

Declaración de principios.

Las mercancías no están hechas para satisfacer necesidades, sino para crearlas. Pero la comida es mala y la ración es escasa. Escucho el adelanto musical de Jean-Michel Jarre en homenaje a Pierre Henry, que resultó ser (oh sorpresa) el autor de la sintonía de ‘Estudio Abierto’, el programa de José Mª Íñigo de cuando yo era niño (y décadas después… de ‘Futurama’). Por contra, no puedo evitarlo: un gatito se muere cada vez que leo «eya» o «eyos» (etc.) en la red de redes. En un lugar de nombre que no nombro, certifico la hipótesis de Canetti «¿Y si fuesen siempre los peores los que quedaran? el Darwinismo al revés» (vía Nicolás G. Varela, filósofo). Leo también: que los problemas reales no son fascistas o demócratas, ni de derechas o de izquierdas; lo que son de derechas o de izquierdas son las soluciones. Septiembre es el mes de Allende, siempre, y hoy el día en que habría cumplido 55 años mi amigo Justo, y ayer del cumpleaños de Javier Navascués: sus perfiles de Facebook siguen ahí, la ilusión de la memoria despierta en una red social.

Rejas I

Si cada persona se dedicara a escribir para recomponer pequeñas cosas mal dispuestas, las bibliotecas familiares estarían llenas de mamotretos. Llegados a este punto, vamos con ello: “Hemos establecido, entre los principios de la vida, que el odio debe ser vencido por el amor o la generosidad, y no compensado con odio” (Ética, Spinoza). El esfuerzo pasa por hacer del principio una convicción, sin necesidad de actuar (en sentido escénico: ser actor, actriz).

Durante el mes de agosto he estado cuidando de este espacio-blog con todo el mimo que me permiten mis (escasos) conocimientos de la materia, más como artesano aprendiz que como técnico. Al ponerme con ello, me estaba también poniendo conmigo, en modo relator-bloguero-exorcista. Hay gente muy potente en el sector de las nuevas tecnologías que auguran el fin de las redes sociales -al menos como las entendieron sus creadores- arrastradas por el sunami tiktokero: ya no se trata de que compartas todo lo que haces, ni que veas qué hacen tus amigas y amigos; ya solo importa ser influencer, competir en un absurdo concurso de popularidad.

Rejas II

Por tanto: Enfrente: tener, cuidar y alimentar un blog como un ejercicio de resiliencia más bien vintage, empeñarse en mantener una reliquia dos punto cero, renegar de esa concepción de la gran masa como mera suma de unidades del mismo nombre, cada una igual pero aislada, igual que las patatas de un saco forman un saco de patatas (que dijo Marx).

Por tanto (2): Pues mantener unos principios determinados o una determinada actitud ante la vida que te rodea, igual. Esputar, crispar, el imperio de lo sentido, todo muy neoliberal aunque en general, mola. Pero no: contra la feria de las vanidades, siempre. Donde abril es el mes más cruel, agosto está para recomponer el camino. Que nous soyons frères, camarades et complices