Aprovechar la primavera

para viajar en transporte p煤blico con Pony Bravo y Sr. Chinarro en los auriculares, caminar hasta mis puntos de encuentro y compartir con el cervantino Luis Mateo D铆ez la pinta de Dr谩cula con chaqu茅. En Mairena del Aljarafe doy gracias a historiadores como Jos茅 Mar铆a Garc铆a M谩rquez y activistas como el maestro Juan Morillo, que siempre tiene un rinconcito en su memoria para mantener la rueda girando.

Golpe de estado y Represi贸n en el Aljarafe

Pertenezco a ese ramalazo generacional

que, como Antonio Luque, observamos con cari帽o las viejas fotos de la primera comuni贸n, pero decidimos que nuestros hijos crecer铆an moritos. Las m铆as (mis fotos), una en color de Estudio Alba y otra cutre en blanco y negro rot铆simos, con tres amigos del alma, en medio del albero donde se cortaban las avenidas Reyes Cat贸licos y Los Pirralos, entonces Cardenal Cisneros. Gracias a los abuelos comunistas, el asfaltado, las aceras y el agua potable llegaron a帽os m谩s tarde a esos barrios humildes de Dos Hermanas. Hoy ser铆a un troleo peatonal marcarse un selfie en ese mismo cruce.

Me acerco a Isaac Rosa,

al final me atrevo, le cuento que en IU Sevilla tenemos un club de fans (es un decir) con su nombre, otro de Bel茅n Gopegui y un tercero de Sr. Chinarro. 芦Aqu铆 hay una representaci贸n del tuyo, pero nadie se atreve a dec铆rtelo禄. Me ha sonre铆do y respondido con aprecio a las tres referencias. Afirmo que me he muerto de verg眉enza.

20240316_124733

Les yeux dans le soleil, dans le ciel invers茅.

Las ratas meriendan marihuana

en una comisar铆a de Nueva Orleans y un enjambre de abejas invaden la pista de tenis de Indian Wells el d铆a en que Antonio Luque repasa vida y milagros de sus compa帽eras y compa帽eros de comuni贸n. Lo natural y lo sobrenatural se funden en el panel de votaci贸n de la ley de amnist铆a en el Congreso, ahora la distop铆a de dos meses en el Senado y luego Puigdemont en maletero del coche o en olor de multinacionales (las multitudes no, el tiempo pondr谩 cada cosa en su lugar) a deshojar la margarita donde ocupar su esca帽o. En ocasiones se puede deconstruir la sintaxis y el viernes se entiende igual, en el vag贸n de metro se anuncia Pablo de Olavide cuando llegamos a Prado de San Sebasti谩n.

20240315_151350

Rendez-nous la lumi茅re, rendez-nous la beaut茅.

Pues parece ser que

a Feij贸o solo le falt贸 tantear a las taqu铆grafas del Congreso para ganar la investidura. Ma帽ana burocr谩tica y notas de prensa con la ciudad bloqueada por los tractores, tarde en 脡cija y La Luisiana con dirigentes comarcales para sincronizar el estado de la situaci贸n (el orden del d铆a es m谩s concreto: dependencia, movilidad y transportes, residuos urbanos, 28F…) y adoptar posiciones en determinados asuntos institucionales (mancomunidad, ayuntamientos, etec茅). Al salir del pueblo donde nac铆, me detengo un minuto junto a la Venta El Volante, donde mis padres celebraron mi bautizo hace ya 57 a帽os. Tengo fotos de all铆 y de aqu铆, Tempus fugit. Casi 200 kil贸metros de ida y vuelta escuchando a Suede, Everything will flow cumple 25 sin dejar de perseguirlo.

20240126_214832

Marco en mi agenda de hitos vitales

el 10 de febrero de 2024 a las 20,00 h. como el primer d铆a que asisto a un concierto de cl谩sica con mi hijo. 脡l tiene 14 a帽os, yo 57 y la partitura de la obra que escuchamos cumplir谩 300 en apenas unos meses. Solo puede existir aquello que est谩 obligado a repetirse. Las Cuatro Estaciones, toda una colecci贸n de hits, aut茅ntico pop ma non troppo. Y mi hijo, como su padre: 芦El que m谩s me ha gustado, el Invierno.禄

Las consecuencias del amor