26.09.2022

Cuaderno de agosto (12).

Me gusta esta frase de Antonio José Domínguez: «La cultura es un escaparate en este país donde el oportunismo rentable está por encima de su carácter emancipador». La escribió en su artículo ‘Leer a… Luis Cernuda’, publicado en el número 181 de la edición impresa de Mundo Obrero (octubre de 2006), recuperado este mes para su suplemento de cultura y comunicación (‘El mono azul’) con motivo del 120 aniversario del nacimiento del poeta sevillano, cuya tumba «está perdida en un cementerio de México, como la de tantos españoles exiliados». (Dos meses después de aparecer este artículo, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía anunció la restauración de la sepultura de Cernuda).

En ‘El mono azul’ del último número de Mundo Obrero (julio-agosto) hay también un extraordinario artículo de Francisco Sierra, titulado ‘El fin del periodismo’, cuyo argumento (la renuncia de los medios de comunicación a la «autoobservación y crítica de su mala praxis» y su resulta/consecuencia/propuesta) se desmenuza con una colección de metáforas, frases contundentes propias y citas ajenas, ironías brutales y evidencias ejemplares, que difícilmente podría extractar aquí sin dejarme atrás partes imprescindibles del texto. Pero en fin, algunos ejemplos a modo de ídem: «La libertad de expresión es, para ellos, un simple señuelo para enarbolar en el mejor de los casos la filosofía Ayuso (la libertad de hacer lo que a uno le dé la real gana, entiéndase lo de real en plan borbónico, sin prestar rendición de cuentas, salvo a los accionistas, como Dios manda)». Expresiones: «el imperio del cretinismo digital», «los nazis cosmopaletos», «tecnofeudalismo». «Lo que llaman periodismo no lo es, salvo en revistas serias como El Jueves o Mongolia. Como en otros periodos oscuros de la historia, el humor nos hará libres». La columna viene acompañada de una fotografía de un ser humano tocándose con ambas manos su cabeza de televisor, sentado en el suelo de lo que parece ser un túnel. Me ha recordado a esta otra imagen, que robé hace mucho de un plano de la película ‘Film Socialisme’ de Jean-Luc Godard.

Me empapé del debate de investidura de Moreno Bonilla que se celebró los días 20 y 21 de julio. En su intervención, nuestra compañera Inma Nieto hizo alusión a la “Andalucía que sueña” y pidió un plan de acción urgente para movilizar recursos con los que la Junta pueda atender a las necesidades del pueblo andaluz ante la crisis sobrevenida, en una comunidad con un 38% de andaluces y andaluzas pobres donde, por ejemplo, se pueda hacer compatible la Renta Mínima de Inserción (autonómica) con el Ingreso Mínimo Vital (IMV, estatal). Hoy ha salido una publicación en eldiario.es que pone cifras a la evidencia y a la necesidad: la comunidad autónoma con más personas beneficiarias del IMV es Andalucía, con 117.000, de las que 27.554 (el 3,7%) residen en la provincia de Sevilla. Aún muy lejos de llegar a todos los hogares que precisan ayuda para llevar una vida mínimamente digna.

Hoy a las 8:30 estaban en las puertas del consultorio médico de El Priorato nuestro compañero Miguel Ángel Rosa y nuestra compañera Alba Oliver, recibiendo, como miembros del cogobierno municipal del Ayuntamiento de Lora del Río, a la alcaldesa de Ochavillo del Río, Aroa Moro Bolancé, junto a representantes institucionales de las localidades de Almodóvar del Río y Peñaflor (con nuestro alcalde Pepe Ruiz a la cabeza), que forman parte de una marcha reivindicativa sobre las ‘urgencias 24 horas’ en las zonas rurales y la mejora de la sanidad pública que se inició el 22 de julio y que recorrerá nuestra provincia hasta el 30 de agosto, donde culminará con una manifestación en el Parlamento de Andalucía. Las próximas etapas de esta marcha tendrán lugar el martes 23 (de Lora del Río a Alcolea del Río), miércoles 24 (de Alcolea del Río a Tocina), jueves 25 (de Tocina a Brenes), lunes 29 (de Brenes a Valdezorras) y martes 30 (de Valdezorras al Parlamento).