Tríptico de historias de Instagram.
22 de octubre al 26 de noviembre de 2022.

Lunes a domingo. Por fin el verdadero otoño. Soy más de Silvio Rodríguez, pero Eternamente Yolanda. Inevitable empatizar con Luis Enrique desde que supe del fallecimiento de su hijo. «El flamenco ha muerto». El esperpento de Antena 3 y ABC. Me encanta Madrid / Madrid me mata. ‘Verano en Brooklyn’ a media tarde.

(más…)

Las mercancías no están hechas para satisfacer necesidades, sino para crearlas. Pero la comida es mala y la ración es escasa. Escucho el adelanto musical de Jean-Michel Jarre en homenaje a Pierre Henry, que resultó ser (oh sorpresa) el autor de la sintonía de ‘Estudio Abierto’, el programa de José Mª Íñigo de cuando yo era niño (y décadas después… de ‘Futurama’). Por contra, no puedo evitarlo: un gatito se muere cada vez que leo «eya» o «eyos» (etc.) en la red de redes. En un lugar de nombre que no nombro, certifico la hipótesis de Canetti «¿Y si fuesen siempre los peores los que quedaran? el Darwinismo al revés» (vía Nicolás G. Varela, filósofo). Leo también: que los problemas reales no son fascistas o demócratas, ni de derechas o de izquierdas; lo que son de derechas o de izquierdas son las soluciones. Septiembre es el mes de Allende, siempre, y hoy el día en que habría cumplido 55 años mi amigo Justo, y ayer del cumpleaños de Javier Navascués: sus perfiles de Facebook siguen ahí, la ilusión de la memoria despierta en una red social.

(más…)
To tell you what I’m up to
And say just how I feel
You’ve got me writing
Love letters

En la casa de mi infancia (un piso bajo de vpo en ‘El Espolón’, edificio de 50 viviendas con una sola puerta de salida, en la barriada Juan Sebastián Elcano de Dos Hermanas) había una radio Philips de los años sesenta, donde mis hermanas escuchaban ‘Lucecita‘ y mi padre ‘El tío y el sobrino‘. También había un tocadiscos Cosmo 751, donde me aprendí de memoria el ‘Congratulations’ de Cliff Richard o singles de Pop Tops, James Brown, Los Bravos y hasta de los Smash, que aún conservo. Hace tres lustros, por desgracia, dejó de funcionar un ventilador Taurus, de esos que aún se venden en Wallapop y sitios similares. Y me queda una máquina de escribir Olivetti, que por entonces ocupaba un lugar preeminente en el salón de casa, bien protegida dentro de su maleta, sobre un mueble con ruedas, atril extensible y tapete de ganchillo, uno de los que mi madre manufacturaba en sobremesas y noches de películas de tiros en la televisión.

(más…)
Cause in my dreams the things
I’m wishing for
Keep coming true

Cada agosto de cada año vuelvo a aquella preciosa canción que Radio Futura dedicó a la madre y señora del mosto morado, que nadie puede probar. Creo que la última vez que bebí buen vino fue cuando Paqui y Ana se llevaron de casa dos de las mejores botellas al tanatorio para brindar por Carlos, tal vez el más bonito homenaje que se le pudo hacer para su despedida material de este mundo, que no de su memoria, que nunca se me escapa, ni desfallece, que me permanece insomne. Lo recordé entonces con una sencilla canción de Moustaki que habla de evitar ése día la tristeza, de comer y beber y tocar la guitarra y hacer el amor.

(más…)