Rojas e individuas

Aquí dejo mi intervención de hoy en la Casa de la Cultura de Los Palacios, donde he asistido a una conferencia de la profesora y escritora Pura Sánchez sobre las mujeres republicanas y la represión franquista. La presentación del acto la ha hecho el compañero Manuel Begines.

(La durísima imagen que acompaña este post es de aquí).

Facebook me ha recordado esta mañana que conocí a Pura Sánchez de la mano del maestro Jesús Marín, tal día como hoy de 2012, cuando presentó en Dos Hermanas su libro “Individuas de dudosa moral: la represión de las mujeres en Andalucía” en la biblioteca municipal.

En esa obra se responde a algunas preguntas que ponen el dedo en la llaga sobre el hecho diferencial de la represión franquista de las mujeres con respecto a los hombres.

Para los vencedores de la guerra que sucedió al golpe de Estado franquista, los republicanos hombres fueron reprimidos tras ser vencidos, pero su “delito moral” no estaba relacionado con el hecho de ser hombres. Un hombre, para la moral franquista, actuó como actuaron los hombres: fueron a la guerra por defender una “causa equivocada”. Sin embargo, las mujeres, para esa moral franquista, no debían tener otra causa que permanecer en casa, cuidando de sus hijas e hijos, no debían traspasar el ámbito privado, ni combatir, ni propagar ideas, ni ser defensoras del ateísmo, ni ir a manifestaciones, ni ayudar a personas huidas, ni recoger dinero para el Socorro Rojo, etc. etc.

El franquismo devolvió a las mujeres al hogar, y en el caso de las mujeres republicanas, se las castigó por transgredir el modelo de mujer del ideario fascista de los vencedores. Por eso, además de sufrir penas de cárcel como los hombres, soportaron un sufrimiento adicional de “escarnio público”: las humillaban rapándoles la cabeza, les hacían tomar aceite de ricino, las paseaban por las calles, las violaban y les hacían cumplir la condena de cárcel con sus hijas e hijos.

En una reseña que leí sobre este libro de Pura Sánchez había un dato de extraordinaria importancia para entender el tiempo que vivimos hoy: la guerra sólo la ganaron los vencedores; la perdieron los vencidos y las vencidas, pero también las vencedoras. Lo que significó la represión franquista de las mujeres en España y en Andalucía permanece hoy en la violencia machista y en la supervivencia de una cultura dominante sutil, pero no por ello menos efectiva y peligrosa.

Por eso la represión franquista de las mujeres nos deja una enseñanza fundamental hacia el futuro. Cuando hablamos de cambiar el modelo de Estado, de la Tercera República, de los valores republicanos… cuando decimos que la Tercera República será feminista o no será, tenemos que ser conscientes de que el feminismo no se puede decretar. Se pueden cambiar las leyes, imponer la igualdad salarial, dedicar más recursos económicos a la lucha contra la violencia machista, a su prevención, etc. Pero el gran cambio revolucionario que necesita nuestra sociedad republicana, dentro de su marco de valores, llegará cuando la pedagogía, la educación y la hegemonía cultural de nuestro país haga posibles no sólo una igualdad radical en los boletines oficiales de las distintas instituciones, sino, y sobre todo, dentro del ámbito familiar y socialmente aceptado. Desde los mensajes de whatsapp que enviamos, pasando por el uso del lenguaje, la escuela, los centros de trabajo, los cuidados de personas mayores y hasta la convocatoria de asambleas y actos públicos como éste en el que nos encontramos.

Ellas murieron y sufrieron en la vida y en las cárceles contra el franquismo, y por tanto dieron sus vidas para librar al mundo de la represión. Nuestra misión, en actos como este, es agitar en nombre de quienes ya no pueden hacerlo. Como dice el escritor marxista Terry Eagleton “Lo que incita a hombres y mujeres a la rebelión no es el sueño de la liberación de sus nietos sino el recuerdo de sus antepasados oprimidos”.

Las luchas de estas mujeres por la emancipación pueden incorporarse a las nuestras, de manera que las victorias que consigamos en nuestro tiempo ayuden a vindicar sus proyectos frustrados.

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/rojas-e-individuas/

Deja un comentario

Your email address will not be published.