28.05.2022

Nuevas movilizaciones. 28F en marcha. La conciencia.

Collage Memoria Gráfica 27.01.2022

Este jueves nos hemos reunido la Coordinadora en Defensa de la Sanidad Pública de Sevilla, donde colectivos sociales, sindicatos y partidos políticos compartimos espacio de reivindicación y ponemos en común las agendas de movilización que se producen en la provincia. Ahí he informado de la manifestación que tendrá lugar el próximo domingo en El Garrobo, y la compañera Juani Luza (CC.OO) y el compañero Diego Cebrián (UGT) han informado de la convocatoria del 19 de febrero en todas las capitales andaluzas. Por cierto, que nuestro coordinador en Lebrija, Gonzalo Busto, ha marcado en el calendario el sábado 5 de febrero a las 12 del mediodía para una nueva mani, convocada por una de las plataformas más activas de la provincia.

28F en marcha. Tambiente hoy he compartido pantalla con representantes de las organizaciones que estamos preparando la celebración del Día de Andalucía, cuya logística, labores de comunicación, propaganda, activación de la militancia, presentación de permisos… requiere su tiempo. Ya está todo enjaretado, vaya, el manifiesto y el cartel a la espera de publicación formal.

En Alphaville estaba prohibido llorar y la palabra ‘conciencia’ no aparecía en el diccionario (al que allí llamaban ‘Biblia’). Por eso, antes de morir, un malogrado espía de los países exteriores Henry Dickson le dijo a Lemmy Caution: «Conciencia… Alpha 60 se autodestruye con conciencia… Salva a los que lloran». Alpha 60 es hoy el Google acorralado por dos personas sensibles en Quédate este día y esta noche conmigo: “No vamos a pedir que nadie renuncie a describir sutilezas de la conciencia de quienes se aprovechan y oprimen. (…) Ahora que sabemos que el mérito no existe, que al principio el esfuerzo es un sueño vacío, podemos empezar desde un lugar diferente”.

Ese «empezar desde un lugar diferente» desde la conciencia exige volcarnos en lo posible, que significa, por ejemplo, no conformarnos con recuperar la sanidad pública de la que, con sus defectos, presumíamos hace tres lustros; desde un lugar diferente es posible poner el catálogo de reivindicaciones negro sobre blanco, evaluarlo, programarlo, ejecutarlo y cuidarlo, no dejando nada atrás, o lo menos que nos permita la coyuntura social, no olvidando ese diez por ciento de Covid persistente que nos está dejando la pandemia, que parece afectar más a mujeres que a hombres… un lugar diferente donde la idea de cuidados no olviden los cuidados por la propia fatiga pandémica.