Jarrones chinos

Dicen que dijo una vez Felipe González: «Somos como grandes jarrones chinos en apartamentos pequeños; no se retiran del mobiliario, porque se supone que son valiosos, pero están todo el rato estorbando». Se refería a los ex presidentes de gobierno, aquello del «síndrome de la Moncloa».

Parece que González y Cebrián, tragedia de la socialdemocracia y farsa de la comunicación, son como esos dos jarrones chinos que he visto en el Teatro Salvador Távora de Almonte, rodeados por un cordón de seguridad para que nadie los toque, como los maniquíes de Golpes Bajos. 

En la reunión de Almonte hemos seguido avanzando con la plataforma para que el ex del Consejo de Participación de Doñana (Felipe González) deje el gozo en un pozo al ex de Gas Natural (Felipe González). Te recuerdo que toda la información sobre Salvemos Doñana la puedes seguir aquí.  

Es importante que lo consigamos, no por romper jarrones -que ni son chinos, ni valiosos, pero siguen estorbando-, sino por evitar que las gestas de personajes histórica y socialmente tan tóxicos como G&C sean las que condicionen el futuro de nuestro ecosistema. Que la farsa y la tragedia, si acaso, la hereden Rajoy y Susana Díaz.  

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/jarrones-chinos/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.