07.10.2022

No hay democracia sin memoria, ni libertad sin recuperar a quienes se dejaron la vida por ellas

No os olvidamos. Sabemos quienes sois, cu√°l fue vuestra lucha, por qu√© os dejasteis la vida y qui√©nes os las arrebataron: sus nombres siguen se√Īalando calles, plazas y edificios inocentes, lugares de ocio, cultura y educaci√≥n, esparcimiento, todo lo contrario de lo que les dio la vida, todo lo contrario de lo que fueron, de lo que hicieron y representan. Un colegio no puede llevar sus nombres, una placa no puede rendir pleites√≠a a un asesino, ni a sus c√≥mplices, una comisar√≠a de tortura no puede blanquear sus paredes para acoger a hu√©spedes.

Esta ma√Īana hemos vuelto a recordar al alcalde de Sevilla que no existe transici√≥n de impunidad, ni negocio urban√≠stico con la memoria del sufrimiento. No es √©tico: Espadas lo sabe, y dudo que mire para otro lado sin remordimientos, sin acaso una leve torcedura de gesto, una mueca por efecto reflejo de la historia de su partido pol√≠tico.

Por la tarde, la resiliencia. En Casa S√°hara, encuentros por una Gavidia P√ļblica, p√ļblica como esa educaci√≥n, sanidad y bienestar social que nos quieren arrebatar, la demolici√≥n controlada desde las trincheras de la desidia, el pelotazo, la especulaci√≥n. Un abogado -Paco Tejado- y un arquitecto – Paco Ramos- necesarios para aportar pragmatismo a la topograf√≠a de las emociones. ¬ŅUna empresa dif√≠cil? Tal vez, pero primer aviso: en vano ayer no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *