25.09.2022

Movilizaciones ante las puertas del Parlamento de Andalucía: en defensa del empleo en Santa Bárbara y por el cierre del vertedero de Nerva.

Este jueves hemos hecho doblete a las puertas del Parlamento de Andalucía, donde, coincidiendo con la celebración de pleno, se han concentrado los trabajadores y trabajadoras de Santa Bárbara (Alcalá de Guadaíra) por la mañana; y por la tarde, autobuses venidos de la comarca minera de Huelva han venido llenos de vecinas y vecinos para exigir al gobierno andaluz el cierre definitivo del vertedero de Nerva.

En la movilización de la mañana, con la compañera Nina Gordillo -responsable de acción política de IU Sevilla- nos hemos vuelto a ver con Nadia Ríos, Rubén Ballesteros y Miguel Durán, de nuestro grupo municipal en Alcalá de Guadaíra (ayer compartimos visita guiada a la fosa común de represaliados por el fascismo en el cementerio de su pueblo), con quienes hemos podido conocer de primera mano minuto y resultado de la situación de los 200 trabajadores y trabajadoras de la fábrica de Santa Bárbara, en su inmensa mayoría allí congregados para exigir a la administración andaluza que mueva ficha ante los incumplimientos de la empresa. No se trata solo (como hemos apuntado tanto Nadia como Ismael Sánchez -que salió un rato del pleno para solidarizarse con la plantilla- y un servidor ante los medios de comunicación) de evitar despidos, de falta de iniciativa ante la reducción de carga de trabajo o de riesgo de traslado de la producción a otra zona del país. Se trata de romper esa dinámica de desmantelamiento progresivo del tejido industrial de nuestra tierra, máxime en municipios como Alcalá de Guadaíra (o la vecina Dos Hermanas), que tienen el triste honor de formar parte de todas las estadísticas de desempleo más elevadas de España.

A eso de las 5,30 de la tarde llegaron los autobuses venidos de la cuenca minera de Huelva a las puertas de la Macarena, punto de encuentro (en realidad junto al kiosco de churros que está en la esquina de la calle don Fadrique) y de partida de la comitiva encabezada por la pancarta «Queremos el cierre del vertedero YA», a la que seguía otra pancarta sostenida por los alcaldes y alcaldesas de los municipios de Nerva, Riotinto, Zalamea, Berrocal,Campofrío… y una buena representación vecinal de esos pueblos, además de mujeres y hombres que llevan dos décadas y media luchando contra un vertedero situado a escasos metros de los hogares de muchas familias de Nerva y que hace mucho quedó colmatado, ampliado, vuelto a colmatar… y así hasta superar tres veces su capacidad con residuos tóxicos llegados de varios países de Europa. Y si hubo un primer momento, unos primeros años, en que la excusa de la generación de empleo sirvió como acicate para dividir a la población entre partidarios y detractores del vertedero, hoy existe unanimidad entre las poblaciones y sus gobiernos locales acerca de la imperiosa necesidad de cerrarlo definitivamente, sin moratorias ni «cierres controlados» ni «ordenados».

En esta movilización, que ha mantenido cerrada al tráfico la calle de acceso principal al Parlamento, no hemos podido faltar compañeras y compañeros activistas (fugazmente he caminado junto a Miguel y a José Carlos), de la dirección andaluza de IU (los además onubenses Camacho y Rafa Sánchez), nuevamente Ismael Sánchez y también Guzmán (nuestro parlamentario de Málaga), y por supuesto con el coordinador provincial de Huelva, Marcos Toti, con quien he compartido pancarta durante un buen rato al llegar al final del breve recorrido de la manifestación, donde numerosas personas, representantes de los movimientos sociales de la comarca, organizaciones políticas, ecologistas, alcaldes y alcaldesas, etc., han dirigido brevemente sus mensajes a las gentes allí concentradas.