La erradicación del chabolismo es posible.

Sensi, José y Manuel cuentan sus experiencias vitales en Asperones, Málaga.

La Fundación Secretariado Gitano (FSG) ha celebrado hoy en Sevilla el seminario ‘Instrumentos políticos y financieros para la erradicación del chabolismo en España’, con el apoyo de la Secretaría de Estado para la Agenda 2030, al que he asistido en representación de Izquierda Unida y Por Andalucía, al igual que participé a principios de este mismo mes en la presentación del ‘Informe Anual de Discriminación y Comunidad Gitana’.

La FSG es una organización sin ánimo de lucro de carácter intercultural y de ámbito estatal, que trabaja desde hace 40 años por la promoción integral de la población gitana y la defensa de sus derechos.

Uno de los más acuciantes problemas de la comunidad gitana hoy en día sigue siendo la existencia de núcleos de chabolismo en entornos segregados, donde familias, en su mayoría con niñas y niños, viven en condiciones degradantes e indignas que afectan a su salud, al acceso a la formación y al empleo, a la educación, a sus relaciones sociales y, en definitiva, a su inclusión en la sociedad.

La garantía de unas condiciones residenciales dignas e inclusivas para las personas más desfavorecidas, como son parte de las familias gitanas, es una de las líneas centrales de la acción de la FSG desde hace más de treinta años. Así en 2007, la FSG realizó el primer Mapa sobre Vivienda y Comunidad Gitana en España, al que siguió en 2015 el Estudio-Mapa sobre vivienda y Población gitana en España, para analizar la situación de la comunidad gitana en relación a la vivienda y su contexto residencial.

De acuerdo a este estudio, todavía hoy viven en chabolas en nuestro país más de 2.000 familias gitanas (unas 11.000 personas, incluidos niños y niñas), repartidas por toda la geografía española en los 270 asentamientos que la FSG tiene identificados. Son espacios segregados, de una extrema precariedad, donde las viviendas no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad. La parte más emotiva de este seminario ha llegado con las intervenciones de mujeres y hombres de etnia gitana que viven el día a día de barrios como Asperones, en Málaga, en contextos de alta vulnerabilidad donde se dan situaciones sistémicas de pobreza, exclusión, discriminación y falta de oportunidades. Situaciones incompatibles con los estándares de nuestro Estado de Derecho, y con los compromisos políticos adquiridos por el gobierno de España en el marco de la Agenda 2030.

P.D.: Aunque no es objeto del seminario de hoy, no se me olvida que hay asentamientos en toda Andalucía -especialmente en Huelva y Almería- donde se encuentran hacinados miles de migrantes temporeros en condiciones de vulnerabilidad, insalubridad y riesgo para la vida.