Cortes de luz en los barrios obreros de Sevilla: encuentro con la europarlamentaria Sira Rego.

¬ŅC√≥mo no va a enganchar los cables una mujer desempleada y con cuatro hijos, si Endesa le exige el pago de 250 euros para regularizar su situaci√≥n? ¬ŅHay que elegir entre comer y pagar la factura de la luz? ¬ŅC√≥mo pueden vivir con 2 o 3 horas diarias de electricidad quienes s√≠ pagan? ¬ŅQu√© suceder√≠a en barrios como Los Remedios, o a las familias y comercios del centro de Sevilla, si sufrieran cortes de suministro desde principios de siglo y, muy especialmente, en los √ļltimos a√Īos? ¬ŅY si tu salud dependiera de un aparato el√©ctrico para respirar, mantener tu coraz√≥n, refrigerar alimentos o medicinas, o simplemente evitar temperaturas extremas?

Tanta crudeza en los barrios obreros de Sevilla no nos es ajena. Algunos de ellos encabezan la lista de los m√°s pobres de Espa√Īa. Y m√°s: la pobreza (mal llamada) energ√©tica tambi√©n mata. En el encuentro de esta ma√Īana con nuestra eurodiputada Sira Rego, junto a Ismael S√°nchez y Susana Hornillo, representantes de las distintas plataformas organizadas en la ciudad (Barrios Ignorados, Barrios Hartos, Nosotros Tambi√©n Somos Sevilla, Contra los Apagones…) nos ha relatado los casos de, al menos, 4 personas mayores fallecidas en el hospital por las consecuencias de esa oscuridad, por exceso de fr√≠o o calor, por no poder enchufar la m√°quina que mantiene tu salud.

Hace mucho que vecinas y vecinos de los barrios m√°s humildes de Sevilla se vienen movilizando para exigir soluciones a Endesa y a las diferentes administraciones p√ļblicas. La Junta de Andaluc√≠a, o las empresas privadas suministradoras de electricidad, criminalizan esas protestas y echan balones fuera diciendo que la culpa es de las plantaciones de marihuana en algunos pisos. ¬ŅY la energ√≠a que consume el aire acondicionado y la iluminaci√≥n de El Corte Ingl√©s no funde los cables de Nervi√≥n?

El verdadero problema es que la mayoría de las instalaciones no se renuevan desde el siglo pasado. No vale con cambiar un fusible fundido en un transformador.

Y desde las instituciones tambi√©n se pueden aportar soluciones. No podemos contar con el gobierno de la Junta de Andaluc√≠a, demasiado amiga de las multinacionales energ√©ticas, a las que suelen acudir v√≠a puertas giratorias. Las ayudas del Ministerio de Derechos Sociales tienen que venir acompa√Īadas de medidas que competen al Ministerio para la Transici√≥n Ecol√≥gica, como la creaci√≥n de una empresa p√ļblica que garantice el suministro el√©ctrico (o la nacionalizaci√≥n de las que fueron privatizadas). Es necesario prohibir legalmente los cortes de luz. Y sobre todo, son necesarias pol√≠ticas que contribuyan a erradicar la pobreza, no s√≥lo la pobreza energ√©tica. Es evidente que todo esto no se consigue en cuatro d√≠as, pero la situaci√≥n en estos barrios obreros de Sevilla ha empeorado en los √ļltimos veinte a√Īos. Es lo que no podemos permitir.

Muchas gracias a Sira Rego y a Toni Valero por acompa√Īarnos hoy en Sevilla y por mantener constantemente las pilas cargadas. Por nuestra parte seguiremos participando en todas las movilizaciones que realicen los vecinos y las vecinas, y acompa√Īando sus luchas desde nuestra actividad pol√≠tica, en la medida de nuestras posibilidades.