No todo va a ser follar

Sales de casa a las 8,35 h. silbando una canción de Javier Krahe que has escuchado la noche anterior. Camino de la escuela, tu hijo te pregunta cuál es la diferencia entre un colegio público y uno privado. Cuando se lo explicas, te dice que él, de mayor, llevará a su niño o niña al Cervantes.

La normalidad en la radio pública estatal es tal que los tertulianos y tertulianas de ABC ya son los más progresistas y argumentar no es necesario porque el Partido de los Cuñados ha implantadp el sentido común. El techo de gasto es el sentido común, es sentido común que las pensiones públicas son insostenibles y los recortes son sentido común y constitucional.

Como siempre sin tarjeta

De nuevo, charla sobre el TTIP con mi compañero Sebastián Mendoza, esta vez en San José de la Rinconada y con Trump emborronando los discursos de las cancillerías, que últimamente no ganarán para típex y Ctrl+Z.

La capacidad del capitalismo salvaje para metabolizar los imprevistos es tan eficaz como la de las bolsas para recoger dividendos de cualquier shock repentino. Si a este lado del río tuviéramos esa misma capacidad… pero no, al final el fascista del flequillo dorado ha venido a cambiar el pantone del paisaje otoñal, qué tiempos aquellos en que cada 9 de noviembre lo recordábamos como el día del ramito de violetas.