Simply irresistible: el paisaje del emprendimiento fallido

El programa de gobierno en casi un tuit: “En una crisis estructural, la izquierda necesita seguir una política de buscar a muy corto plazo el poder estatal para minimizar el dolor del 99% de la población. Y a medio plazo buscar una transformación cultural de todo el mundo” (Inmannuel Wallerstein).

Mi hijo recibió su primera clase de violín el último 14 de abril. Si el himno de la Unión Soviética fue parido para cantarlo -«¡Oh, partido de Lenin!«- el himno de Riego debió pensarse para instrumentos de viento: al clarinete suena precioso, mucha gente lo silba.

El mirlo invasor para la melodía, las cuerdas para el arpegio republicano.

4

Camino del almuerzo, dos locales de la Avenida Emilio Lemos están cambiando de negocio. Muy cerca de la sede, la tienda de moda de ayer se está transformando en centro de bronceado; dos operarios cubren las cristaleras con chicas en pose simply irresistible -pero más jóvenes y delgadas, cada vez más jóvenes y más delgadas- ocultando la marca de agua Desirée Vega. El paisaje del emprendimiento fallido superpone anuncios en los escaparates, agujeros de placas quitadas de las paredes, manchas de silicona adheridas a los ladrillos vista y toldos de razones sociales anteriores dando sombra a nuevos intentos.

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/simply-irresistible-el-paisaje-del-emprendimiento-fallido/