04.08.2021

Las carencias del Hospital del Aljarafe

A diferencia de otras comarcas de la provincia, el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe no es p√ļblico, sino que est√° gestionado por un consorcio donde participan la Junta de Andaluc√≠a y la orden religiosa que le da nombre. Esta orden religiosa construy√≥ el edificio (en un suelo cedido gratis por el ex alcalde de Bormujos, Baldomero Gavi√Īo) y recibe de las arcas p√ļblicas un canon de 1,8 millones de euros en concepto de alquiler (es decir, 30,6 millones de euros en los 17 a√Īos que lleva funcionando). Los m√°s de 300.000 ciudadanos y ciudadanas de casi 30 municipios del Aljarafe reciben all√≠ la atenci√≥n sanitaria de una plantilla compuesta por 900 trabajadores y trabajadoras (un 25% menos de lo que le corresponder√≠a por su tama√Īo y caracter√≠sticas). El presupuesto de este hospital es de 64,5 millones de euros, m√°s o menos el mismo que cuando la poblaci√≥n que atend√≠a era, al menos, un tercio inferior que ahora.

Con estas cifras, a√Īadidas a la situaci√≥n de pandemia que vivimos, se entender√° que el personal que trabaja all√≠ est√© saturado y agotado, f√≠sica y psicol√≥gicamente. Y que la atenci√≥n que reciben los vecinos y las vecinas del Aljarafe deja mucho que desear; m√°s, si cabe, que la deficiente atenci√≥n que recibimos en otras zonas de la provincia de Sevilla. Por eso no es de extra√Īar que una parte muy importante de la plantilla haya solicitado el traslado a otros hospitales del SAS, donde adem√°s tienen mejores retribuciones.

Sobre todo esto hemos estado hablando durante la ma√Īana de hoy con representantes del comit√© de empresa del hospital, en una visita que nuestra portavoz parlamentaria, Inmaculada Nieto, se hab√≠a comprometido a realizar durante un encuentro anterior.

Al respecto de la situaci√≥n, es evidente que el modelo de gesti√≥n debe cambiar. Nuestra apuesta, obviamente, ser√≠a que el Hospital del Aljarafe fuese cien por cien p√ļblico, del Servicio Andaluz de Salud. Es evidente que eso no es la soluci√≥n milagrosa inmediata a los problemas, puesto que actualmente los hospitales p√ļblicos tienen todas las carencias materiales y humanas que ya conocemos; de lo que se trata es de evitar la progresiva privatizaci√≥n de la sanidad, que se est√° convirtiendo en un negocio lucrativo bastante jugoso. Pero mientras peleamos eso (es un modelo, el del consorcio, que tendr√° que revisarse dentro de tres a√Īos), vamos a exigir a la Consejer√≠a de Salud que intervenga en la gesti√≥n y no se limite a consignar recursos econ√≥micos de los presupuestos anuales de la Comunidad Aut√≥noma y entreg√°rselos a la orden religiosa de San Juan de Dios para que los administre como le parezca, porque es algo que repercute en la calidad de la asistencia sanitaria y, tambi√©n, en las condiciones laborales de sus trabajadores y trabajadoras. En ese empe√Īo es importante la presi√≥n de quien m√°s sufre las consecuencias: la ciudadan√≠a.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *