D铆a de la Radio,

me recuerdo con 14 a帽os escuch谩ndola en el instituto, hago recuento del historial de aparatos, desde aquel enorme Philips que mi padre coloc贸 sobre una repisa en la salita de estar hasta la app del m贸vil y los auriculares bluetooth; transistores, radiocasetes, pec茅s y ese equipo hifi que hoy duerme en un altillo del dormitorio. De siempre las p煤blicas (RNE, antes Radio 1; Radio Cl谩sica, antes Radio 2; Radio 3, desde que naci贸; Radio 5, menos), incluso cuando (a pesar de) las tertulias matinales eran corrillo de ultras. Miles de kil贸metros y horas sin/en soledad, miles de canciones que sonaron una primera vez y ya nunca m谩s se fueron, incluso miles de palabras que he escrito y escribo a煤n/ahora. Somos, en buena parte, lo que escuchamos, cada cual llevamos dentro nuestro podcast 煤nico e irrepetible.

20240213_183418

(m谩s…)

Todo en orden dentro de la gravedad:

en plena superbowl de la hipocres铆a pol铆tica, la caverna medi谩tica env铆a sus tractores en socorro de Feij贸o, mientras Ayuso duda entre el beso de Taylor Swift o el neocountry de Beyonc茅. Narcolanchas y cayucos, intermitencias de la muerte.

20240212_122315

(m谩s…)

Marco en mi agenda de hitos vitales

el 10 de febrero de 2024 a las 20,00 h. como el primer d铆a que asisto a un concierto de cl谩sica con mi hijo. 脡l tiene 14 a帽os, yo 57 y la partitura de la obra que escuchamos cumplir谩 300 en apenas unos meses. Solo puede existir aquello que est谩 obligado a repetirse. Las Cuatro Estaciones, toda una colecci贸n de hits, aut茅ntico pop ma non troppo. Y mi hijo, como su padre: 芦El que m谩s me ha gustado, el Invierno.禄

Las consecuencias del amor

(m谩s…)

Entre la niebla, rodar por tramos de la SE-6103

es lo m谩s parecido a recorrer el lomo de la boa que se trag贸 al elefante en El Principito. Desayuno con Joaqu铆n -anfitri贸n concejal de La Campana- y mis siempre gentiles Alba y Miguel 脕ngel, que dieron un salto desde Lora del R铆o para acompa帽arnos en la visita al colegio Bernardo Barco. R铆o abajo (o arriba, seg煤n) echo la tarde con la alcaldesa de Alcal谩 (del R铆o), que me ha mostrado todo un cat谩logo del desastre en algunas viviendas que tiene la Junta de Andaluc铆a en el municipio. La bendita lluvia deja las carnes abiertas a esas familias octogenarias que malviven entre paredes y techos atravesados por grietas como truenos.

20240208_234515

Todo no est谩 en Bourdieu, sino en Radio Futura.

El n煤cleo irradiador conservador de los jueces exigen que la pol铆tica no utilice a la justicia. Estoy de acuerdo: apl铆quenselo en modo viceversa. No s茅 c贸mo describirlo sin que suene cursi: ayer el amanecer nos regal贸 unos preciosos tonos rojizos en las barrigas de las nubes. Por desgracia, otras nubes en el hemisferio sur son la viva imagen de la tragedia. Valpara铆so quiebra con l谩grimas de tristeza la suave canci贸n de Lorenzini/Erlend 脴ye.

20240206_090306

(m谩s…)

Mil voces por la Paz.

Las setas de la Encarnaci贸n son agradecidas para hacer fotos. Conservo decenas de ellas, las escaleras llenas de personas, pancartas, banderas. Cuando el cielo es tan azul, hermosea los contrastes entre la naturaleza y la arquitectura, no necesitas filtros artificiales, cualquiera puede sentirse orgulloso de los resultados de un clic. Y de iniciar all铆 la revoluci贸n de los derechos humanos.

Mil Voces por la Paz

(m谩s…)