En sus manos está la sanidad pública andaluza