28.11.2022

En Corcoya, reivindicando, y en Pedrera, celebrando.

Los casi 400 habitantes de Corcoya, en el término municipal de Badolatosa, se han concentrado este sábado frente al consultorio médico, cerrado por la Junta. Un par de horas más tarde, a 24 kilómetros de allí, una multitudinaria asamblea vota por aclamación a Lucía Ruiz como candidata de IU Pedrera para las próximas elecciones municipales.

Son la cara y la cruz del final de la semana. En Corcoya había un médico de atención primaria que atendía dos horas cada martes y jueves; era una hebra de hilo, casi lo mínimo, pero desde esta semana ni eso: el consultorio cerrado a cal y canto las 24 horas de todos los días. No pasa un día sin que el gobierno de Moreno Bonilla mueva ficha en el desmantelamiento de la sanidad pública andaluza (parece que se está especializando en la inauguración de instalaciones y maquinarias sin personal, puro estilo Ayuso).

El deterioro de la atención primaria y hospitalaria es generalizado en Andalucía, pero aquí se ceba con la Sierra Sur de Sevilla, símbolo provincial de la España vaciada. Sin embargo, esta tierra también es símbolo histórico de conquistas de la lucha jornalera, y esa herencia se nota en las movilizaciones de los pueblos contra los recortes en sanidad y en la capacidad de organización para montar autobuses cuando hay convocatoria de manifestación en la capital. Y en más cosas: en las últimas elecciones autonómicas, ‘Por Andalucía’ fue primera fuerza política en votos tanto en Badolatosa como en Pedrera.

Pedrera está a 25 minutos de Corcoya. No podía faltar a su asamblea (que acostumbran a celebrar en la caseta municipal) por dos motivos fundamentales: uno, porque sabía que Antonio Nogales iba a anunciar que no repetiría como candidato a la alcaldía; y dos, porque sabía que asistiría al inicio de un momento histórico (pondérese bien: dentro de lo que supone la pequeña historia de Izquierda Unida en la provincia de Sevilla) que culminará el próximo 28 de mayo, cuando Lucía Ruiz, votada mayoritariamente por su pueblo, se convierta en la primera alcaldesa del SAT en su historia (tal vez no la única, Nina Gordillo). Militantes y simpatizantes no fallaron al acto (y mira que había otros eventos importantes en el pueblo) y apoyaron por aclamación la propuesta. Enhorabuena y a vuestra disposición.