06.10.2022

Aceituneros altivos

No ha sido hasta las 6 de la tarde pasadas cuando he pensado de repente ¬°pero si hoy es domingo de ramos! Debe ser el cambio de hora, que no he salido de casa en todo el d√≠a, o… tal vez ni eso: Paqui ha escrito en alg√ļn grupo de Telegram algo sobre disfrutar del nominado d√≠a en cuesti√≥n, creo que alguna compa√Īera tambi√©n ha mencionado el asunto en Facebook… pero no ha sido hasta media tarde, mirando por la ventana la plaza casi vac√≠a (apenas alg√ļn coche solitario rode√°ndola a cada rato, dos o tres viandantes atraves√°ndola por la secante que va de un paso de cebra al otro, alg√ļn tren que pasa sin parar en la estaci√≥n) que he reparado en una fecha se√Īalada por la tradici√≥n que tambi√©n el virus ha borrado del calendario.

Lo cierto es que este es el domingo que m√°s he descansado de las √ļltimas semanas. Aunque no se puede desconectar del todo (hay que planificar cosas, atender a personas que te escriben, leer lo atrasado…), hoy apenas he organizado un poco el escritorio (necesitaba tener la m√ļsica cerca, para lo cual he recuperado unos altavoces que compr√© en un Beep de Sevilla Este long time ago -no exist√≠a nada m√°s all√° de Emilio Lemos- que suenan estupendamente y ten√≠a guardados en un altillo), he repasado el documento ‘La estrategia de la sanidad privada’, que me envi√≥ Sebasti√°n Mart√≠n Recio tras su intervenci√≥n en la videoconferencia que organiz√≥ IU Dos Hermanas hace dos jueves, y he ordenado libros que ten√≠a por aqu√≠ y por all√° (los √ļltimos que he terminado y en los que estoy enfrascado ahora).

Ten√≠a pendiente hacer la foto de la campa√Īa contra el bloqueo a Cuba; ayer no pude participar en ning√ļn evento porque le dediqu√© todo el d√≠a a la Asamblea Federal de Izquierda Unida, as√≠ que me he puesto en modo selfie, desde casa.

Y he seguido apuntando frases y p√°rrafos de ‘La formaci√≥n de la clase obrera en Inglaterra’, que como es prestada, no puedo subrayar (cada cual tiene sus man√≠as). Este di√°logo es de ‘Ruins of Empire’ (1790), del Conde de Volney, que cita el autor en uno de los primeros cap√≠tulos:

PUEBLO: … ¬ŅQu√© trabajo realiz√°is en la sociedad?

CLASE PRIVILEGIADA: Ninguno, nosotros no estamos hechos para trabajar.

PUEBLO: Entonces, ¬Ņc√≥mo hab√©is adquirido vuestra riqueza?

CLASE PRIVILEGIADA: Preocup√°ndonos de gobernaros.

PUEBLO: ¬°Gobernarnos!… Nosotros trabajamos y vosotros disfrut√°is; nosotros producimos y vosotros derroch√°is; la riqueza mana de nosotros y vosotros la absorb√©is. Hombres privilegiados, clase separada del pueblo, formad una naci√≥n aparte y gobernaros vosotros mismos.

La obra de Volney, traducida en espa√Īol como ‘Las ruinas de Palmira’, est√° √≠ntegra en su idioma original en la web Gutemberg.org.

Tambi√©n he aprovechado para escuchar m√ļsica con m√°s atenci√≥n de la que me permiten mis pensamientos cotidianos: los √ļltimos discos de Jay-Jay Johanson, Mar√≠a Arnal y Marcel Bag√©s, The Weather Station o, como ahora, mientras escribo, una playlist con decenas de piezas de Erik Satie que recopil√© hace unos meses.

Sobre el v√≠deo que encabeza este texto: Coincidiendo con el aniversario de la muerte del poeta comunista Miguel Hern√°ndez, tal d√≠a como hoy en 1942, rescato un audio de mi hijo recitando ‘Aceituneros’ para un trabajo del colegio, en 2015, cuando ten√≠a 5 a√Īos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *