Homenaje a Otto Engelhardt

Otto Engelhardt fue un ingeniero eléctrico alemán que dirigió la Compañía Sevillana de Electricidad a principios del siglo pasado. Feroz enemigo del nazismo y defensor de la Segunda República, que le concedió la nacionalidad española en 1932, también fue director de la Compañía de Tranvías y, en la última etapa de su vida, fundó un laboratorio en San Juan de Aznalfarache, donde vivió hasta que fue fusilado por los fascistas de Queipo de Llano.

Este jueves se le ha rendido homenaje, rotulando una calle de Sevilla. Al acto, convocado por la Asamblea de Familiares y asociaciones de la Memoria Histórica de la Plaza de la Gavidia. Después de leer cosas que me ha enviado el maestro Juan Morillo, su biografía como sevillano ilustre, y de ver algunos vídeos sobre su casa en San Juan, entrevistas a su biznieta, etc. me he dado cuenta de que estamos ante un personaje (en el buen sentido de la palabra) que no puede quedar en el olvido de la historia de nuestro pueblo, porque parte de su legado y de lo que es hoy Sevilla sigue aún presente y merece el debido reconocimiento.

Los restos de Otto Engelhard están en alguna de las fosas del cementerio de Sevilla, mientras que el genocida Queipo tiene su honorable sepultura en la basílica de la Macarena. Han pasado 82 años desde su asesinato, y la verdad, la justicia y la reparación siguen siendo asignaturas pendientes en la historia reciente de nuestro pueblo.

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/homenaje-a-otto-engelhardt/