Deo gratia el doodle de Google me ha dado a conocer a Luisa de Medrano, que naci贸 tal d铆a como hoy hace 538 a帽os.

Durante estos d铆as de vacaciones en casa, la apacible rutina no ha entendido de d铆as laborables o fines de semana, que vistos se han visto y reconocido por el term贸metro de la calle, la plaza desde el balc贸n, el trasiego o el desierto a las horas frescas, que algunas ha habido tras las 煤ltimas puestas de sol. Levantarse sin mirar el reloj, desayunar sin mirar el tel茅fono m贸vil, arreglarte sin prisas o dejarlo para m谩s tarde, leer lo que te apetezca en el orden que te apetezca (las noticias, el libro, tus apuntes diarios), arreglar la cocina escuchando m煤sica, ver pel铆culas despu茅s del almuerzo, escribir notas o salir a sitios sabiendo que seguramente est谩n cerrados, caminar por las noches sin rumbo fijo pero sin perderse nunca, ducharte antes de acostarte, la ventana abierta y la cama como la dejaste al despertar.

(m谩s…)

Hoy me he metido a releer 鈥楴eofascismo. La bestia neoliberal鈥, ensayo coral dirigido por Adoraci贸n Guam谩n, Alfons Aragoneses y Sebasti谩n Mart铆n, prologado por el gran Isaac Rosa y presentado en Sevilla por, adem谩s, mi querido amigo Francisco Sierra (que participa en la obra con el an谩lisis titulado 鈥楴eofascismo y Comunicaci贸n鈥), una magn铆fica tarde de conversaciones, all谩 por septiembre del 2019, en el Espacio La Barqueta.

(m谩s…)

El arte como actitud. Cuando hablo de generar redes, no s贸lo me refiero al activismo de la calle, ni a ir a todas las manifestaciones, ni a defender todas las causas dif铆ciles. La respuesta social es un collage donde unas personas est谩n en las mareas, otras en los tajos, algunas parando desahucios y las m谩s educando, haciendo pedagog铆a en valores humanos y generando un futuro distinto desde el 谩mbito familiar.

Esa composici贸n se teje tambi茅n con libros, pel铆culas, canciones y exposiciones pl谩sticas, lo mismo que dando clases en el colegio o repartiendo folletos en la plaza de abastos del pueblo. Incluso en las instituciones: no estando en venta tu conciencia, sabiendo a qui茅n defiendes y por qu茅.

Esa actitud existe, s贸lo hay que tenerla y sumarla. La he encontrado en聽La mano invisible, pel铆cula cooperativa dirigida por David Maci谩n, basada en la novela hom贸nima de Isaac Rosa. El s茅ptimo arte provocando e invocando a la conciencia de clase donde聽m谩s falta hace: convirtiendo el trabajo en un espect谩culo, empujando al abismo聽a una limpiadora, un alba帽il, un mec谩nico, una costurera, un camarero, una montadora de piezas, un mozo de almac茅n o una teleoperadora, avocando a decidir entre ser peones de ajedrez o romper el tablero.

La pel铆cula s贸lo ha tenido dos pases en Sevilla. Por suerte, en el segundo (que ha sido聽este jueves) ha estado el director, con quien hemos podido echar un rato de conversaci贸n al final. 脡l tambi茅n es parte de nuestra red.

Rub茅n Lard铆n (eldiario.es): Un alba帽il construye muros que luego derrumba, un mec谩nico monta y desmonta un autom贸vil, un mozo de almac茅n desplaza bultos sin utilidad aparente, una teleoperadora realiza encuestas acerca de la consideraci贸n del propio trabajo鈥 Once individuos han sido seleccionados para realizar cada uno una tarea o m谩s bien su parodia, pero la singularidad no termina ah铆: su labor, que desempe帽ar谩n todos los d铆as simult谩neamente en el espacio di谩fano de una nave industrial, contar谩 con la presencia de un p煤blico que concurrir谩 a verlos trabajar, jaleando, aplaudiendo o abucheando sus procedimientos como en cualquier espect谩culo deportivo.

Este viernes se estrena La mano invisible, una pel铆cula cooperativa.