Pertenezco a ese ramalazo generacional

que, como Antonio Luque, observamos con cari帽o las viejas fotos de la primera comuni贸n, pero decidimos que nuestros hijos crecer铆an moritos. Las m铆as (mis fotos), una en color de Estudio Alba y otra cutre en blanco y negro rot铆simos, con tres amigos del alma, en medio del albero donde se cortaban las avenidas Reyes Cat贸licos y Los Pirralos, entonces Cardenal Cisneros. Gracias a los abuelos comunistas, el asfaltado, las aceras y el agua potable llegaron a帽os m谩s tarde a esos barrios humildes de Dos Hermanas. Hoy ser铆a un troleo peatonal marcarse un selfie en ese mismo cruce.

Etiqueto esta semana

con la canci贸n Tes desirs font desordre, de Cali y Dominique A, una suerte de Insurrecci贸n dulce, banda sonora de un primer lunes de abril con Mar铆a Cortijo ilustrando Estampa Popular Sur a nuestra cuadrilla comunista, resolviendo el enigma del retrato a l谩piz que su padre nos dedic贸 hace d茅cadas.

20240406_211814

I’ve changed my routine now I’m clean.

Resurrecci贸n rima con

Robert Wyatt: me paso la ma帽ana redescubri茅ndolo por culpa de un art铆culo publicado en Nuestra Bandera (El intangible hilo rojo en la historia de la m煤sica pop; conquistas y rupturas), del que cabr铆a una playlist (rebujo, que lo etiquetaba mi amigo Miguel 脕ngel Pern铆a cuando las casetes Basf, TDK, etc.) con RW, Los Prisioneros, la recopilaci贸n The Red Songbook del partido IWW, The Clash, Billy Bragg, The Housemartins y los indies June Brides, McCarthy (origen de Stereolab) o Gang Of Four.

Basta un cretino

para ponerte los pelos de punta. Lo cantan The New Raemon & McEnroe en Monta帽as. El algoritmo conduce la m煤sica m谩s apropiada contra el acuaplaning. El agua de la ma帽ana no cesa y aplasta cualquier esbozo enmara帽ado; llueve hasta dentro del aparcamiento subterr谩neo. La asamblea memorialista de Gavidia se muda por unas horas a la antigua c谩rcel de La Ranilla, es gente inasequible al desaliento, cubren las rejas con pancartas y banderas tricolor, colocan su simb贸lica Pico Reja sobre el acerado y hacen sonar Para la Libertad.

Gavidia en La Ranilla