A cualquiera puede sucederle

En este mundo hay a quien le gusta saber los horarios de los medios de transporte y se pasa el d铆a comprob谩ndolos. Tambi茅n hay quien hace barcos de un metro de largo encolando palillos. Por tanto, no es tan raro que haya por lo menos una persona que quiera entenderte, 驴no te parece? p谩gina 190 En Tokio Blues, la 煤ltima novela que he le铆do, la tristeza es est茅ticamente bella, como las arrugas. Y la muerte no es nada m谩s que una parte de la vida, donde los que se van permanecen eternamente con la misma edad, donde los que se…