El padre de la danesa Agnes Obel tuvo que vender su colecci贸n de instrumentos musicales para que la familia pudiera comer. De entre ellos, hab铆a un piano gris que su hija, a帽os m谩s tarde, intent贸 encontrar sin 茅xito; en cambio, hered贸 uno de los bienes inmateriales m谩s valiosos del ser humano: el amor por la m煤sica.

(m谩s…)