25.09.2021

Vasos comunicantes

S√°bado 11:55 h. Te pasar√°, igual que a m√≠, que una ma√Īana te levantas con una canci√≥n entre dientes y no la sueltas en todo el d√≠a o m√°s all√°: tal vez cuando la escuchas o acaso la sustituyes por otra. Desde ayer no se me ha quitado de la cabeza ‘Compa√Īera’, la √ļltima de la cara A de ‘Rocanrol Bumerang’ (1980) de Miguel R√≠os. Un sinsentido, un chispazo cerebral: debe hacer varios lustros que no escucho esa balada narcotizante en tres tiempos, que pas√≥ desapercibida ante el √©xito hist√≥rico (merecido) de ‘Santa Luc√≠a’.

S√°bado 13:15 h. Juanma Romero me env√≠a un mont√≥n generoso de fotos del homenaje que le hicieron ayer a nuestra querida Chary Carranza, organizado por militantes y simpatizantes de IU Gelves. Una pena no haber podido acompa√Īarla; conoci√©ndola, seguro que estaba emocionad√≠sima. Desde luego, tanta gratitud mutua es dif√≠cil de encontrar fuera de un acto de camarader√≠a como este. Enhorabuena a quienes lo hab√©is organizado y participado, tanto de IU como de la plataforma de pensionistas. Enhorabuena, Chary, bien que te lo mereces. Nos seguimos viendo en las calles, como siempre.

S√°bado 16:38 h. Rosa y Juan se jubilan. Llevan 30 a√Īos o m√°s con el restaurante chino pionero en Dos Hermanas. Fueron de las primeras en llegar, han mantenido el mismo negocio desde j√≥venes, utilizando ingredientes de aqu√≠ (salvo la soja) para hacer comida de all√≠; aqu√≠ compraron su casa y nacieron y hemos visto crecer a sus hijas (hoy universitarias). Ahora Rosa y Juan van a percibir una pensi√≥n, supongo que no muy all√° (de trabajadores aut√≥nomos), despu√©s de haber cotizado casi toda la vida en nuestro pa√≠s. Nos han dicho que le traspasan el restaurante a un chico que lleva un tiempo con ellos, que le han ense√Īado a elaborar los platos para que no notemos la diferencia.

S√°bado 20,33 h. Terminando el libro de V√°zquez Montalb√°n, que se lee r√°pido y se disfruta como el oleaje de un tiempo en el que eras un ni√Īo (1977-78) y las descripciones de ayer no pasaban hasta hoy de intuiciones. Igual a aquel ni√Īo de la edad de mi hijo lo llevaban a patinar a Hielotr√≥n, donde tambi√©n se organizaban (y a veces prohib√≠an) conciertos de cantautores antifascistas, como el que me ha regalado recientemente Juan Morillo de Raimon, en casete. Sensaciones que son vasos comunicantes.

Cada poco, mi hijo me env√≠a audios con melod√≠as que graba en una app gratuita para hacer m√ļsica electr√≥nica. Acabo de escuchar un arpegio que se parece al comienzo de ‘Waiting For The Night‘. Le digo que ser√° el pr√≥ximo Martin Gore, cosas de la paternidad: no sea que se entere de que el vocalista de Depeche Mode estuvo cerca de la muerte por su noviazgo de la muerte con las drogas.