03.06.2020

La fuerza de los débiles 

«Me formaré buenos hábitos, y seré esclavo de esos hábitos». Este lema estaba en el pergamino número uno de El vendedor más grande del mundo, escrito por Og Mandino a mediados de los ochenta del siglo pasado. El especialista en libros de autoayuda dedicó «respetuosamente» su bestseller (más de 50 millones de ejemplares colocados) «al gran vendedor W. Clement Stone, que ha armonizado el amor, la compasión y un sistema singular del arte de vender».

Si Og Mandino hubiese vivido la política andaluza, sin duda habría dedicado su libro a Susana Díaz; así, sin cambiar nada, nada más que el nombre de la persona homenajeada.

(más…)