Los gozos y las sombras

El sábado por la mañana paseamos con Marcelo por la orilla del río y visitamos el Mercado de Triana. Mientras lo llevaba de la mano, y disfrutábamos de las vistas y los olores, aún conservaba el runrún que me había dejado Nymphomaniac la noche anterior.

Recuerdo que cuando fuimos a ver Dogville, nada más comenzar la película y aparecer en pantalla “Primera Parte”, alguien del público dijo “¡Ya empezamos!”. Todos reímos, claro. Aquellas sonrisas acabaron en desasosiego, final explosivo incluido, cuando Nicole Kidman echó el telón. […]