02.12.2021

Don’t forget

Me ha pasado muy a menudo en el interior de bar Soberao Jazz, donde sus paredes de casa antigua y sus escenas anal贸gicas te imaginan na煤frago consciente de una isla desierta, de la que no quisieras irte, refugio con vistas al interior. Y me pas贸 recientemente, durante una hora y media, en la presentaci贸n del poemario ‘Una flor’, de Alejandro Palomas, en el patio de butacas de un teatro que albergaba a no m谩s de 20 personas. Hay momentos en los que el lugar donde est谩s se transforma en una estancia ajena a los sopores y estares del mundo y sientes que no quisieras abandonar aquello, la necesidad de estirar el tiempo, ralentizarlo y, sin otro remedio, conservarlo en alg煤n lugar de esa ficci贸n que llaman memoria; o escribirlo, como estoy haciendo aqu铆 ahora, ignorando el motivo, o tal vez no. El autor habl贸 de la escritura como ejercicio de desnudez. Cu谩nta raz贸n. Aqu铆 me paro.