07.08.2020

¡Rojos cabrones!

La perfección no se logra cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar, dijo Saint Exupéry. Me apunto esta frase del aviador francés que puede ser muy útil para la reconstrucción ética de este país o, en su defecto, para aplicármela en lo mundano. Que no se trata de alcanzar la perfección, pero sí de conocer la ruta. Por lo pronto, hoy me han regalado al oído un «¡Rojos cabrones!» cuando volvía a casa de tirar la basura. Siempre he pensado que quien grita mucho suele tener poco que argumentar, así que… mentalismo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *