26.09.2020

Primavera

Recibo un whatsapp de una compañera de Palomares.

«Nuestra sede huele a azahar», escribe.

No me resisto a publicar la foto. Conozco la sede, muy humilde, como la mayoría de las que nuestra gente mantiene en los pueblos gracias a un esfuerzo que nadie ha sabido calibrar todavía, ni dentro ni fuera de IU. Una calle cerca de una bodega donde probé el mosto la última vez que estuve; una sala con una mesa de reuniones y una cancela que cuesta trabajo cerrar. El frío no ha logrado romper nuestra primavera, es lo que tiene la resiliencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *