05.04.2020

Memoria sonora de 2016: La vie devant soi

Dos previas:

Primera: no dar por hecho que el libro de los gustos está en blanco, ni que sobre gustos no hay nada escrito. De la misma forma que nos meten por los ojos qué pensar, qué noticias son las que tenemos que leer o quiénes son los buenos y los malos de la película, también nos meten con calzador qué libros, qué canciones o qué cine tenemos que comprar, ver, escuchar. El espíritu crítico es un todo cultural, en el sentido gramsciano de la acepción.

Segundo: no dar por hecho que lo mejor es nuestra década prodigiosa, aquella en la que éramos jóvenes y nos burlábamos de los gustos de nuestros padres. No hagamos lo mismo que ellos, actualicemos nuestros registros, la buena música no murió en los ochenta (para mi generación), ni todo es un remake de los sesenta-setenta (la generación anterior).

Y una tercera: pese a la Primera y la Segunda, que cada cual escuche, lea o vea lo que le parezca, que aquí nadie está para dar lecciones 😉

(más…)

Las amistades peligrosas

Un día le pregunté a Eddy Sánchez por Owen Jones y me dijo: «¡Bah!». Inmediatamente después le solté: «¿Y Terry Eagleton?».

«¡Palabras mayores!», me respondió. 

A la izquierda, el libro con el que termino el año; a la derecha, con el que empezaré 2017. Me lo regaló un desalmado en la última cita con el amigo invisible. 

Del de Eagleton, amigo de Zizek, me he guardado un millón de frases, que pegaré aquí en los próximos días. De Laclau, amigo de Errejón (intelectual, al menos) sé que es enemigo (intelectual, al menos) de Zizek. De Zizek he leído mucho este año, de hecho lo estaba leyendo el día que conocí a Errejón. 

Bromas y juegos de palabras aparte, gracias por el regalo, David. 

Una oportunidad perdida: una nueva oportunidad.

Iniciamos 2017 dejando atrás el año en que, según Oxfam (1), el 1% de la población mundial acumuló más riqueza que el otro 99% en 2016, una de cada nueve personas careció de alimentos suficientes para comer y más de 1.000 millones de personas vivieron con menos de 1,25 dólares al día.

Paradójicamente, esos mil millones de personas en pobreza extrema son habitantes de países donde se gastaron casi 80.000 millones de dólares en armas vendidas por Estados Unidos, Francia y Rusia, o de países en desarrollo como Qatar, Egipto y Arabia Saudí (2), todos ellos implicados en conflictos de seguridad interior o guerras que violan cada día los derechos humanos más esenciales.

(más…)

Winter is coming

Ya lo dijo Eduardo Galeano: dejemos el pesimismo para tiempos mejores. Hoy ha llegado el invierno y, después de años mirando para otro lado ante cientos de miles de hogares vulnerables, los partidos del régimen andan trajinando para apuntarse el tanto de una solución al tema de la mal llamada pobreza energética. Y lo han hecho, como siempre, a su manera: poniendo titulares mediáticos a las personas y pomadas a las eléctricas, no sea que se paren las puertas giratorias que conectan políticos y empresas.

(más…)

Hay que derogar las reformas de las pensiones del PPSOE

Existen motivos más que suficientes para movilizarnos por la defensa de un sistema público de pensiones dignas, en un país donde urge la derogación de las dos reformas de las pensiones aprobadas por el PSOE (2011) y el PP (2013), que fueron de las más duras que han tenido lugar en la Unión Europea.

La reforma del gobierno Zapatero aumentó la edad de jubilación a 67 años, amplió el período de cálculo de las pensiones de 15 a 25 años y el número de años cotizados para acceder al 100% de la pensión de 35 a 37 años. La reforma del gobierno del PP supuso un retraso de dos años en las jubilaciones anticipadas y una limitación sustancial de la protección del subsidio de desempleo de los mayores de 52 años, lo que se traduce en una disminución en el cálculo del cobro de las futuras pensiones de estas personas.

(más…)

Que no nos reduzcan los trenes de cercanías

Tal vez no basta con la movilización: también hay que tomar la institución, las instituciones; pero que quede claro: con lo que no bastará nunca, pero nunca nunca, es con estar en las instituciones: hay que machacar en las movilizaciones.

Hace unos días nos enteramos de que Renfe-Adif está trasladando a Barcelona trenes de cercanías de Sevilla y Cádiz, y trayendo de allí otros con menos vagones. Eso afecta a nuestra gente trabajadora, a estudiantes, a personas que van a echar unas cuantas horas en casas pudientes, a funcionarias y funcionarios que hacen su jornada laboral en la capital, a quienes van a los hospitales a estar con sus familiares… en definitiva, es un recorte de clase, que también afecta a los atascos (si se reducen vagones, habrá quien tenga que utilizar el vehículo privado), a las personas con movilidad reducida, a nuestro maltrecho sistema de transportes público. (más…)