De cine con los chicos

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/de-cine-con-los-chicos/

A las rejas de la cárcel

«Cuentan que en la época posterior a los encarcelamientos masivos de finales del 34 en Asturies, fruto de la brutal represión que las tropas de Franco llevaron a cabo contra la población civil en los meses posteriores a la revolución antifascista de octubre del 34, un preso garabateó la versión inicial del poema del que parte la letra de esta canción en un papel con un carboncillo, lo arrugó y lo lanzó desde el patio de la cárcel de Uviéu hasta el exterior, donde alguien lo recogió y se fue difundiendo a partir de entonces en diferentes formatos, recitados y cantados».

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/a-las-rejas-de-la-carcel/

A la orilla del final de agosto

En un cuadernito donde apunto todas las cosas trascendentales de mi vida, he escrito esta enseñanza de agosto:

Aprender a mirar desde arriba
No encima: a la orilla

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/a-la-orilla-del-final-de-agosto/

Bandera

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/bandera/

105 Cumpleaños de Cortázar

Desde el primer momento, a fines del otoño triste de 1956, en un café de París con nombre inglés, adonde él solía ir de vez en cuando a escribir en una mesa del rincón, como Jean-Paul Sartre lo hacía a trescientos metros de allí, en un cuaderno de escolar y con una pluma fuente de tinta legítima que manchaba los dedos. Yo había leído Bestiario, su primer libro de cuentos, en un hotel de lance de Barranquilla donde dormía por un peso con cincuenta centavos, entre peloteros mal pagados y putas felices, y desde la primera página me di cuenta de que aquel era un escritor como el que yo hubiera querido ser cuando fuera grande. Alguien me dijo en París que él escribía en el café Old Navy, del Boulevard Saint-Germain, y allí lo esperé varias semanas, hasta que lo vi entrar como una aparición. Era el hombre más alto que se podía imaginar, con una cara de niño perverso dentro de un interminable abrigo negro que más bien parecía la sotana de un viudo, y tenía los ojos muy separados, como los de un novillo, y tan oblicuos y diáfanos que habrían podido ser los del diablo si no hubieran estado sometidos al dominio del corazón.

Gabriel García Márquez, El argentino que se hizo querer de todos.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/95-cumpleanos-de-cortazar/

Fuera complejos (el mundo se ha desdoblado)

En la radio dicen que con nuestros actos tenemos que abandonar el qué dirán y buscar nuestra propia aprobación (sin caer en el absurdo, claro) para evitar convertirnos en seres acomplejados. Creo que esa prueba la he superado estas vacaciones.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/fuera-complejos-el-mundo-se-ha-desdoblado/

Otro terrible accidente en Barranco Hondo

Agradezco mucho a Juan C. Romero que me haya informado tan bien sobre este terrible accidente. Y a mi querido compañero Juan Carlos, de Alcalá del Río, donde nuestra gente ha lamentado lo sucedido. Conozco la carretera, la peligrosidad de Barranco Hondo, igual que la que va de Castilblanco a El Pedroso por el pantano de Los Melonares.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/otro-terrible-accidente-en-barranco-hondo/