27.09.2020

Notas al margen

He encontrado una emisora ateniense dedicada a la música barroca que me está acompañando mientras leo el Quijote; la puedes escuchar en Radio Garden y también en la web de Audiophile.

Cuando comencé la universidad estaba de moda forrar las carpetas con collages; la mía llevaba en la portada el Quijote de Gustavo Doré con una bandera republicana en la punta de la lanza (en la contra, un cartel de ‘Kill your idols’ que creo haber recortado de un Rockdelux).

Algunas frases que he señalado durante la lectura:

«…una golondrina sola no hace verano,…» (Capítulo XIII).
«…que no todas las hermosuras enamoran, que algunas alegran la vista y no rinden la voluntad.» 
«El que me llama fiera y basilisco, déjeme como cosa perjudicial y mala; el que me llama ingrata, no me sirva; el que desconocida, no me conozca; quien cruel, no me siga; que esta fiera, este basilisco, esta ingrata, esta cruel y esta desconocida, ni los buscará». (Capítulo XIV).

Ahora, la conexión republicana del Quijote la llevo en un marcapáginas de hilo hecho a mano, obra de arte artesano que hizo y me regaló la madre de Lola Palacios.

He descubierto en estos días la web ‘En Attendant Nadeau’, a través de la siguiente cita del escritor polaco Witold Gombrowicz: «Ese martes, me desperté a ‘la hora inerte y vacía en la que pronto terminará la noche pero aún no amanece'». La de veces que me he despertado justo a esa hora… ya sé cómo denominarla.

En una publicación de Facebook he visto una foto de Pablo Iglesias leyendo un libro que tengo en casa: se trata de ‘¿Dónde está mi tribu? Maternidad y crianza en una sociedad individualista’, de Carolina del Olmo. Muy recomendable para alguien que vive los comienzos de la paternidad, sin duda. Recuerdo que se lo presté a Granada Santos, con quien compartí algunas confidencias cuando su primera hija ni siquiera tendría un año, más o menos coincidiendo con las elecciones generales en que María Izquierdo y ella, ambas madres recientes, fueron candidatas de Unidos Podemos.

«Su ansiedad ante la disyuntiva de cómo resolver los cuidados básicos de su hijo no nace en los problemas de sueño, el llanto y la alimentación de su bebé, sino en las exigencias de una sociedad hiperindividualista que no deja espacio para cuidar de los nuestros… una sociedad moderna e industrializada que carece de tribu».

Por cierto, Pablo Iglesias sigue siendo el más odiado en Twitter, por lo menos cuando estoy escribiendo esto. Si dios existiera y fuese como dicen, tendrían que cerrar el infierno por imposibilidad de guardar los dos metros de distancia.

https://odiometro.es/#

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *