14.07.2020

Los que no votamos, videoconferencias y canciones navideñas

Lees sobre los tejemanejes del accionariado de El País y la conclusión es: una, que el rompecabezas encaja, porque entre todos forman el entramado de control del Estado, su condición de cloaca, caja negra de las decisiones trascendentales que afectan al pueblo (que no los vota); y dos, que si un extraterrestre llegase a nuestro país y leyera sobre el asunto, difícilmente acertaría que se está hablando de una empresa vinculada al periodismo, profesión tan digna que sólo debería confrontar con los ataques a la libertad de expresión y opinión. Todo eso ha muerto, empezando por el periódico gratuito de un pueblo y acabando por los que pelean por el share de la televisión: es la libertad orwelliana la que impone la censura en la información. Y de Internet ni hablamos.

Las videoconferencias atropellan las horas. La ventaja de evitar los desplazamientos (tiempo, contaminación, conciliación familiar) tiene otras caras de moneda (más agenda, o sea: tiempo, conciliación). A veces, las videoconferencias coinciden con las clases de mi hijo. Cuando tiene que grabar en vídeo alguna obra para el conservatorio (que luego enviamos a la profesora), agradezco estar en la otra punta de la casa, porque me pongo muy nervioso (más que él) atento a si se equivoca. Hace unos días enviamos ‘Adeste fideles’, la canción navideña que todo el mundo recuerda por el remate ‘venite adoremus’ y que, en Dos Hermanas, la llegaron a reinterpretar como ‘Benítez adoremus’ un grupo de jóvenes delante de la puerta del primer alcalde comunista, Manuel Benítez Rufo, a principios de los ochenta del siglo pasado.

La otra punta de la casa, en mi caso, es el dormitorio de un piso de 70 metros cuadrados (o sea, la punta opuesto al salón), situado en una plaza que confunde a los repartidores de comida rápida. Desde mi balcón seguramente podría localizar a mi alter ego en la otra punta (sic).

La videoconferencia del martes tarde ha sido en una asamblea de la Marea Blanca. Entre otras cuestiones, se ha quedado para la concentración del sábado 20, a las 12,00 h., en el hospital Macarena. Además de esa movilización, tengo apuntadas también otras, que iremos anunciando en las redes sociales de IU Sevilla.

A nivel interno, este lunes se celebró (también por videoconferencia) el primer encuentro comarcal de la segunda ronda que programamos hace dos meses. No pude participar, pero mi gente me comenta que salió muy bien. El segundo, con compañeras y compañeros de la Sierra Sur, lo celebramos este miércoles.

PD: Aquí te dejo nuestra revista del día. Entre otras cosas, hablamos de Castilblanco, Los Palacios, Las Cabezas, Santiponce, Dos Hermanas y Mairena del Aljarafe. Ninguna de ellas las verás en El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *