La verdad es una especie amenazada

El título de la canción de Jérôme Minière es más verdad (amenazada) que el sol y la lluvia. Lo he pensado esta mañana al cruzar un paso de cebra, camino de la Diputación, donde hoy se han constituido formalmente los consejos de las sociedades y organismos vinculados a esta institución.

El giraldillo se ve más alto que el jopo de la Torre Sevilla desde los ventanales de la tercera planta, una preciosa vista panorámica que inunda de luz la sala de la junta de gobierno y un anexo, tipo sala de espera, donde una vez nos encerramos con Juanma Valle y su gente de Los Palacios

A la hora de la siesta termino de ver ‘Un sol interior‘. Hay personas que ven una película después de leer el libro (o al revés; o no la ven/lo leen precisamente por haberlo leído/haberla visto). Mi interés por ‘An elephant sitting still‘ y por ‘Un sol interior’ surgió de haberme empapado antes sus bandas sonoras.

De la película francesa, Marisol piensa que los diálogos parecen no encajar, como si no vinieran a cuento. Juliette Binoche inunda de luz la pantalla (sic), pero su voz doblada al castellano me resulta fuera de lugar, y tal vez… no sé, sus salidas de tono, su exasperación permanente, es una habitación con vistas a una sociedad de la eclosión narcisista, donde yo soy yo y mi circunstancia, sólo que esa circunstancia… ¡también soy yo! (Y nadie más que yo).

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/la-verdad-es-una-especie-amenazada/