28.09.2020

La excepcionalidad

Inmortalizando en modo El buscador de reflejos.

Primera salida con mi hijo, una hora a partir de las 10,15 de la mañana, calles desiertas de domingo, sólo un niño con su padre en todo el recorrido, las luces encendidas en el interior del bar Jaula, tristeza al pasar junto a la residencia de mayores de Huerta Palacios, perímetro del Parque La Alquería, saludos con Pepe Cesto (él desde su ventana), columpios y resbaladeras precintados. Sensación de excepcionalidad, turista en tu propia ciudad, mirando con ojos nuevos los edificios y las calles y los brotes de hierba en las rendijas de las aceras.

Afortunadamente, sólo un pequeño resentimiento de mis pulmones por el confinamiento, igual que le ha pasado a la batería del coche y a los megas de mi teléfono móvil. Pequeños jirones que no son nada, que se recuperan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *