18.09.2021

Horizonte República

Este Día de la República me ha traído relatos nuevos de personas que no conocí sobre familiares que esas mismas personas apenas llegaron a conocer porque se las arrebataron en plena infancia. Sus recuerdos, aunque imborrables, están ligados a décadas de silencio de sus madres, hermanos y familiares mayores.

Esos relatos, que he escuchado hoy en Alcalá de Guadaíra y en Gerena, se parecen a muchos otros que he escuchado, empiezan y acaban (¿acaban?) de manera similar, en una fosa común, en cualquier descampado o, en el caso de nuestra provincia, en una visita a un barco en el puerto de Sevilla donde un militar te dice que tu marido ya no está allí.

Dicen que nuestro país ocupa uno de los trágicos puestos de honor en el enumerado de países con víctimas desaparecidas. Sus verdugos, y los herederos de sus verdugos, por acción, ayuda, aliento o rapiña, han sido y son grandes terratenientes, banqueros, propietarios de inmobiliarias y multinacionales energéticas, esas mismas que nos suministran la electricidad, los combustibles de nuestros vehículos, o conceden las hipotecas de nuestras viviendas.

España mañana será republicana, pero no bastará cambiar un rey por un presidente. Hay muchos valores que rescatar, por eso es importante celebrar días como este: nos ayuda a seguir viendo la Tercera República como Galeano pensó la utopía, solo que, en esta ocasión, el horizonte empieza a clarear. Vamos a ello.

Gracias por las emociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *