22.10.2021

Hablar con el viento

No tenía un fin de semana libre desde ni me acuerdo, y además puente. Hoy lunes me he podido levantar y pararme a observar, desde mi ventana, cómo los operarios de Ximénez comienzan a colocar los cables del alumbrado navideño en la plaza, mientras escucho a Dana Gavanski interpretando ‘I talk to the wind’ y la imagino entre la bruma de un escenario de Twin Peaks.

Le falta un poquito de reverb a lo Julee Cruise 🙂

Por la tarde he participado en la reunión de la Coordinadora de IU Dos Hermanas, adonde, sin ser miembro, tengo permiso para asomarme a enterarme de las cosas que pasan en el pueblo donde vivo y la organización local donde milito. En este caso, por ejemplo, se ha tratado (entre otras cuestiones) de la asamblea del viernes 15, que elegirá a la dirección política para los próximos cuatro años.

El miércoles, como comenté hace un par de días, la Marcha por la Sanidad Pública irá de Alcalá del Río a La Algaba; y el jueves, como colofón, se realizará por la tarde la etapa La Algaba – Parlamento de Andalucía. Ese mismo jueves, a las 12,00 h., dentro de la campaña preparada por las plataformas en defensa del ferrocarril para los próximos días, habrá una concentración en Santa Justa ‘por un tren que vertebre el territorio y enfríe el planeta’.

(Abrazo fraternal al compañero Cristóbal Ráez, que está en los campamentos saharauis).

El mundo no ha cambiado tanto en algunos lugares comunes de las conversaciones de la gente de izquierdas. El mantra (estadístico) del voto conservador en la clase obrera ya era soniquete de la sociedad londinense de 1850, según puede leerse en ‘La formación de la clase obrera en Inglaterra’, de E. P. Thompson:

«Al pasar de los operarios especializados del West-end (1) a los trabajadores no cualificados del barrio este de Londres -comentaba el investigador social, periodista y dramaturgo Henry Mayhew-, el cambio moral e intelectual es tan grande, que parece como si estuvieras en otro país con otra población».

«Los artesanos son, casi todos sin excepción, políticos vehementes. Tienen educación suficiente y son bastante serios para calibrar su importancia en el seno del Estado…. Los peones no cualificados son un tipo de gente diferente. Hasta ahora son tan apolíticos como los lacayos, y en lugar de sostener violentas opiniones democráticas, parecen no tener opiniones políticas en absoluto; o, si las tienen… más bien apuntan hacia el mantenimiento de ‘las cosas como están’ que hacia el poder de la población obrera».

Siempre me he resistido a usar los audios… Pero con tantos mensajes pendientes, no voy a tener más remedio.

(1) Efectivamente, la canción ‘West End Girls’ de Pet Shop Boys, inspirada en el poemario ‘Las tierras baldías’ de T. S. Eliot (ese que empieza «Abril es el mes más cruel»), hace referencia a la dicotomía entre «los chicos del East-end y las chicas del West-end».