29.10.2020

Don’t forget

Me ha pasado muy a menudo en el interior de bar Soberao Jazz, donde sus paredes de casa antigua y sus escenas analógicas te imaginan naúfrago consciente de una isla desierta, de la que no quisieras irte, refugio con vistas al interior. Y me pasó recientemente, durante una hora y media, en la presentación del poemario ‘Una flor’, de Alejandro Palomas, en el patio de butacas de un teatro que albergaba a no más de 20 personas. Hay momentos en los que el lugar donde estás se transforma en una estancia ajena a los sopores y estares del mundo y sientes que no quisieras abandonar aquello, la necesidad de estirar el tiempo, ralentizarlo y, sin otro remedio, conservarlo en algún lugar de esa ficción que llaman memoria; o escribirlo, como estoy haciendo aquí ahora, ignorando el motivo, o tal vez no. El autor habló de la escritura como ejercicio de desnudez. Cuánta razón. Aquí me paro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *