20.09.2020

Diálogo de fugitivos

«Nosotros no necesitamos el apetito, tenemos el hambre». Ayer cerré un libro en la piscina municipal (‘El alma del hombre bajo el socialismo’, de Oscar Wilde) y hoy he abierto ‘Diálogo de fugitivos’, de Bertolt Brecht. La edición que tienen en la biblioteca es de 1973, es decir, una joya de bolsillo publicada en plena agonía del régimen.

Además de la ficha de préstamo en cartón aún inmaculada, con la referencia de la obra escrita a mano (con una letra preciosa), la primera página en blanco lleva un sello que dice: «Diputación Provincial – Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola – Sevilla – Donación de la Biblioteca».

Todos los libros tienen algo que contar. Los que habitan habitualmente en las bibliotecas públicas, sin duda, albergan viajes paralelos que, en ocasiones, animan a imaginar historias dignas de ser, también, escritas. Quizá una obra de teatro. Quizá, puestos a imaginar, con música de Kurt Weill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *