25.09.2021

De las musas al teatro

La creación cultural surge de la angustia de saberse mortal, dice el director de orquesta Iñigo Pirfano, que ha llevado la Novena de Beethoven a espacios de sufrimiento y pobreza extrema. El gran Ludwig se sabía único y genio, pero su obra (y el canto de Schiller) es un alegato revolucionario de lo colectivo, que va en dirección opuesta a los designios marcados por la hoja de ruta del capitalismo, cuyo paradigma podría ser la cultura del selfie y (sic) el no future, o sea, ser consciente de la destrucción del planeta y no hacer nada realmente efectivo para evitarlo. En la radio, el incendio de sexta generación en Sierra Bermeja y el concepto de pirocúmulo. La tertuliana, a este respecto y enganchando con el asunto de la amplación de El Prat, utiliza la expresión «hay que pasar de las musas al teatro». Como dice sarcasmoironia01, vaya mierda de mundo le vamos a dejar a Jordi Hurtado.

Mañana de lunes en Santiponce; siempre es un placer visitar un pueblo con tanto patrimonio histórico y, en lo personal, con tanto patrimonio presente humano en la asamblea local de IU y en el ayuntamiento, donde cogobernamos y donde Teresa, Paqui y Juan están haciendo una labor admirable (y reconocida) en sus delegaciones, así como María José, la portavoz de nuestro grupo.

En mi agenda de trabajo he apuntado este breve resumen de la visita:

A instancias de una iniciativa parlamentaria presentada recientemente por Ismael Sánchez, nos reunimos en el despacho del alcalde para intentar resolver un problema importante con el entorno del Teatro Romano, donde existe un buen número de viviendas y espacios en estado ruinoso, en la mayoría de los casos patrimonio de la Junta de Andalucía (adquirido en su día por la Consejería de Cultura), en buena parte con riesgo de derrumbe o incendios, que podrían perjudicar a las escasas viviendas aún ocupadas, algunas privadas. 

Realizamos una visita a los diferentes espacios del entorno, donde además se comprueba que el vallado perimetral del teatro impide ver su interior, ni siquiera en las zonas señalizadas como mirador.

La propuesta que realiza el alcalde, y que en principio nos parece acertada, es crear una comisión de trabajo para la reordenación de la zona y facilitar, en su caso, que las viviendas y terrenos abandonados pudieran ser utilizados para la construcción de vivienda pública.

El libro que tengo entre manos en la imagen de arriba es muy interesante. Se trata de una selección de proyectos de fin de carrera de estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla que, para Santiponce, busca el desarrollo social vinculado al conjunto arqueológico y favorecer una relación entre los restos del pasado, el paisaje y la arquitectura.

Además, conociendo un poco la idiosincrasia del pueblo, me resulta muy interesante la reflexión que hace Carmen Silvia Reyes Martín en ‘Cohabitando entre ruinas’:

Existe una necesidad de conciliación entre la población de Santiponce y el yacimiento. En la actualidad los habitantes del pueblo sienten una gran hostilidad hacia Itálica. Los restos arqueológicos que van floreciendo en el pueblo deben aportarles algo a ellos también. Yacimiento y población cohabitando en el mismo territorio, compartiendo paisaje, ruinas y actividad vecinal, creando una situación equilibrio social.

Se ha de proponer un recorrido circular de visita a los yacimientos en el que el pueblo de Santiponce se vea implicado y el itinerario refuerce la conexión entre ambos, favoreciendo así que el turismo que aparece por los restos arqueológicos incremente la actividad del pueblo y no sean simples merodeadores. La intervención será la confluencia de caminos, un elemento unificador de todos los usuarios del municipio, generando relaciones y evitando la desvinculación que existe hoy día. Un elemento en el que los distintos usuarios acaban cohabitando entre ruinas.

Por culpa de un tuit de Carmen Romero leo algunos artículos sobre Ana Iris Simón, mientras mi hijo le pone ‘Happy Hour’ de los Housemartins a una historia de Instagram y yo ambiento mi vista de pájaro nocturna de El Arenal con ‘Ton style’ porque llevo varios finales de jornada escuchando a Léo Ferré.