Cuando digo futuro

image

Aprenderán de nuestros errores, no tropezarán en nuestras piedras y serán capaces de cumplir sus sueños, que son los nuestros. Confía: así, jugando, van a lograr algo grande, a culminar aquello que apenas supimos iniciar, porque tendrán (ya tienen) lo que nos falta, y sabrán (ya intuyen) lo que ignoramos.

T. S. Eliot tenía razón. Las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado. Las palabras del próximo año esperan otra voz. Seamos más madres y padres de ese futuro que hijas e hijos de lo ya pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *