12.08.2020

Promover el conocimiento del patrimonio cultural de Cantillana: del arte de fetiches de Ocaña al mosaico romano de la Casa de los Delfines (2)

De nuestra visita a Cantillana me traje un catálogo sobre Pepe Ocaña y la música de Die Stadt ‘Dentro del mosaico‘ (de los Delfines) (reitero mi agradecimiento). Este fin de semana se lo estoy dedicando a ambas obras y un poco más.

(más…)

Promover el conocimiento del patrimonio cultural de Cantillana: del arte de fetiches de Ocaña al mosaico romano de la Casa de los Delfines

Hoy he descubierto en Cantillana esa otra cara maravillosa que tienen muchos de nuestros pueblos: la cultura en varias de sus expresiones: la pintura, la fotografía, la vinculada con el patrimonio histórico y la sencilla cultura ornamental popular. Y también, dicho sea de paso, la cultura de nuestra gente estudiosa de la cultura.

(más…)

El anverso

Estaba encerrado en ‘Burnt Number’ cuando Pintamonos me prestó una de sus cinco variaciones sobre un tema de Haro Tecglen, de quien nunca olvidaré aquella metáfora, creo que publicada en una columna de El país, sobre el niño que va por primera vez a la escuela y ya no vuelve. Esta crisis es un poco así también. Determinados rasgos de nuestra personalidad se están poniendo a prueba como pocas veces: nuestro egoísmo, nuestra paciencia, nuestra capacidad de discernimiento entre la urgencia colectiva y la necesidad individual, y asi… en definitiva: nuestra madurez como seres humanos.

(más…)

Clases pasivas, defensa de lo público, municipalismo y memoria democrática: previsiones de agenda de la semana

No sé si conocías al pintor Hubert von Herkomer, autor de ‘En Huelga’ («Una de las obras más conmovedoras a la hora de encarar la huelga o la situación del obrero a fines del siglo XIX como tema plástico», según Arte en clave de historia).

Sobre un extracto de este maravilloso lienzo te dejo apuntadas algunas anotaciones de mi agenda de la semana.

Romance de El Aguaucho: la Memoria es vanguardia

Celebramos el primer Día de la Memoria en Andalucía tras la aprobación de la ley andaluza que rescata del ostracismo el recuerdo de las víctimas del fascismo en nuestra tierra. No es cosa menor: seguimos siendo el segundo Estado del mundo con más muertos desaparecidos en cunetas y fosas comunes.

La postmodernidad nos había machacado con la idea de que arte y propaganda no se llevaban bien, que era un error el coqueteo de la cultura con la política. Ahora, en plena excepción social, necesitamos arriesgar el concepto de propaganda como necesidad cultural, como objetivo de emancipación, como imperiosa urgencia para que la amnesia inducida no anule definitivamente nuestras conciencias y, sobre todo, las conciencias de quienes no tienen nada que extraviar porque nunca tuvieron (tuvimos) el recuerdo.

Por eso Romance de El Aguaucho no es una muestra de artesanía escénica contingente, sino necesaria. Las 89 veces que se ha representado esta obra del colectivo El Gallo Rojo hasta ayer en Mairena del Aljarafe (de donde partió y echó a navegar), han sido otras tantas oportunidades de desempolvar el libro de las personas olvidadas, las sólo recordadas en la tradición oral (de las mujeres de Fuentes de Andalucía, en este caso), las violadas, torturadas y mal enterradas, las arrojadas en un pozo que los fascistas no fueron capaces de tapar y que hoy, casi 80 años después, abren los ojos en los escenarios de la vida de las plazas, las escuelas y los teatros de nuestros pueblos.

Gracias a El Gallo Rojo, la memoria de nuestras víctimas son un relato de rigurosa vigencia, porque logra que una trágica historia no se repita como farsa, que sería abandonarla en el escondite del silencio. Quienes fueron asesinadas por acudir a la Casa del Pueblo a llenarse de dignidad, a aprender (y enseñar), a rebelarse, a reconocerse como seres humanos que no renuncian al futuro, nos dan hoy esa lección que otros intentaron truncar. Los asesinos y las veinticinco* mujeres (algunas adolescentes) asesinadas en Fuentes están hoy presentes: ellas como ejemplo, ellos como malnacidos. Es así como el pasado se convierte en vanguardia.

Por cierto, hoy cumplen 90:

____

*He corregido la cifra gracias al comentario de Pepe Moreno.