28.01.2021

Carta de felicitación a militantes, activistas y simpatizantes

Terminamos un año inesperadamente duro, durísimo, y afrontamos el próximo con esperanza. Ha sido un 2020 de sufrimiento por la pérdida de seres queridos, la crisis sanitaria y sociolaboral y la necesidad de evitar la cercanía personal cuando, muy en especial quienes tejemos redes humanas a base de compromiso y movilización, nos hemos visto en la obligación de evitar el contacto codo con codo, los espacios colectivos, las alianzas y las reivindicaciones de clase.

A pesar de las restricciones, sin embargo, debemos felicitarnos como militantes y activistas. Nuestra gente ha estado a la altura en los peores momentos, en las asambleas, en lo cotidiano, en las instituciones. Las mujeres y los hombres de Izquierda Unida han sido un ejemplo a la hora de volcarse en cubrir las necesidades más elementales de quienes peor han vivido la crisis y sus consecuencias familiares. Nuestros gobiernos, cogobiernos y representantes municipales en la oposición han redoblado sus esfuerzos en los pueblos y ciudades donde estamos presentes, en muchos casos cubriendo todo aquello que no han sabido cubrir quienes tenían la obligación de hacerlo, supliendo las carencias y el colapso institucional de la Junta.

Hemos sabido sobreponernos a las adversidades en un año donde nuestra presencia en el gobierno de España ha servido para acometer la crisis de una manera distinta a como acometieron crisis pasadas otros gobiernos, volcándonos todo lo posible para hacer realidad el mensaje ‘que nadie se quede atrás’, no sin dificultades para poner en marcha las medidas aprobadas, no sin olvidar que una parte del acuerdo firmado en enero se ha quedado pendiente y tenemos que seguir luchando por ello.

Por eso tenemos que afrontar el 2021 con esperanza. Con todo lo demostrado hasta ahora, no cabe duda de que sabremos atender la llamada a la acción que nos deparan los próximos tiempos. En nuestra hoja de ruta queda marcada la apuesta firme por que la recuperación económica llegue a la inmensa mayoría de la clase trabajadora, que seamos capaces de reducir las desigualdades, que el empleo digno, los servicios públicos de calidad y la apuesta por un crecimiento sostenible nos permitan reconducir el modelo depredador de vidas y recursos naturales del capitalismo salvaje. Hacer posible, en definitiva, un cambio de paradigma en el que las enseñanzas del 2020 nos sirvan para facilitar un porvenir más humano, solidario y ecológico. En este marco, tal y como hemos ido teorizando y practicando también, 2021 tiene que ser el año en que reforcemos nuestra organización, Izquierda Unida, con vistas a la construcción de una Unidas Podemos mucho más fuerte, con más capacidad de intervención, movilización e interlocución social.

Con mi agradecimiento y orgullo militante y con estos deseos, para que se conviertan en realidad, te transmito mis más sinceras y afectuosas felicitaciones para el próximo año. Un fuerte abrazo para ti y tu familia.

Salud y República,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *