El pozo

El sábado pasado recibí este mensaje del maestro Juan Morillo:

Este lunes, con emoción, incredulidad y satisfacción, comienza a retirarse la tierra que durante 81 años ha venido ocultando los cuerpos de 5 jóvenes fontaniegas, vejadas, humilladas y asesinadas por golpistas falangistas en 1936.

Se abrirá la tierra pero sin intención de abrir heridas sino de conocer la verdad, hacer justicia y devolver la dignidad arrebatada a estas jóvenes y a sus familiares. Su único delito: defender la libertad y la legalidad expresada por la voluntad del pueblo.

Será el lunes próximo a partir de las 12 de la mañana en el mismo pozo de la finca del Aguaucho. El Ayto. dispondrá a las 11,30 de vehículos para el traslado de vecinos y vecinas.

Todos los que lo deseen están invitados.

Nosotros, allí estaremos, dando nuestro apoyo, compañía y colaboración.

Ese lunes del que habla Juan era hoy. Hace apenas unos minutos de cuando escribo esto (las 16,12 h.) he recibido otro mensaje suyo, muy escueto:

…y apareció el pozo.

No puedo imaginar la emoción que debe suponer el hallazgo para él y para las familias de aquellas cinco chicas. Después de 81 años sepultado, el pozo de la vergüenza y la humillación vuelve a estar ahí, como un ojo cerrado a la espera de una luz de verdad, justicia y reparación. El ‘Romance del Aguaucho’ escribirá así un capítulo nuevo, que no será el de un final feliz pero, al menos, servirá para reafirmar que “lo que incita a hombres y mujeres a la rebelión no es el sueño de la liberación de sus nietos sino el recuerdo de sus antepasados oprimidos. Estamos aquí para agitar en nombre de los que ya no pueden hacerlo: los muertos”. (Terry Eagleton, Esperanza sin optimismo).

Las amistades peligrosas

Un día le pregunté a Eddy Sánchez por Owen Jones y me dijo: “¡Bah!”. Inmediatamente después le solté: “¿Y Terry Eagleton?”.

“¡Palabras mayores!”, me respondió. 

A la izquierda, el libro con el que termino el año; a la derecha, con el que empezaré 2017. Me lo regaló un desalmado en la última cita con el amigo invisible. 

Del de Eagleton, amigo de Zizek, me he guardado un millón de frases, que pegaré aquí en los próximos días. De Laclau, amigo de Errejón (intelectual, al menos) sé que es enemigo (intelectual, al menos) de Zizek. De Zizek he leído mucho este año, de hecho lo estaba leyendo el día que conocí a Errejón. 

Bromas y juegos de palabras aparte, gracias por el regalo, David. 

Siempre hacia adelante

Camino de Konecta, en Bollullos, Radio 3 me regala una canción de León Benavente y pienso en lo inevitable: la vida, el tiempo, siempre avanza, y en tu mano está dejar que el futuro sea una simple repetición del presente. O no.

Dice Eagleton en Esperanza sin optimismo que “tenemos necesidad de la virtud porque estamos rodeados de villanos”.

Sigue leyendo

Jesús y Marx

Aunque me considero ateo practicante, me simpatizan autores como Terry Eagleton, a quien he citado en alguna ocasión (hace dos años, y veo la fotografía y el texto y parecen de hace un siglo), y que me recuerda la proclama de aquel primer disco de The Housemartins: “Take Jesus. Take Marx. Take Hope”. 

Sigue leyendo

Estamos solos pero no lo sabemos

Hoy hemos estado con una representación de obreros de Extruperfil, que trabajan sin cobrar desde septiembre y están en huelga indefinida desde el día 4 de este mes. Con ellos nos hemos reunido los tres grupos políticos presentes en el ayuntamiento, en la sala de juntas. Hubiera sido mejor, habida cuenta que en la calle había un montón de huelguistas acompañando al comité, que nos hubiéramos visto todos en el salón de plenos, pero bueno.

En el encuentro hemos hablado de la situación de la empresa y de las posibilidades de apoyo institucional para evitar el cierre y propiciar un calendario de cobros. También de las movilizaciones previstas y, cada cual desde su ámbito, las medidas políticas que podrían ponerse en marcha para tentar hilos que ayuden a solucionar el conflicto. Si nada cambia, habrá también una manifestación recorriendo las calles de Dos Hermanas. Sigue leyendo