http://libertymoving.com/wp-co...-gebruiken generisk viagra super active http://libertymoving.com/wp-co...st%C3%A4ll

Canción | Conciencia

image

Más de una vez te habrá pasado: te levantas por la mañana con una musiquilla en la cabeza que no puedes retirar y que, aunque tengas la mente ocupada, vuelve a cada rato.

O a veces no quieres olvidarla. A veces la silbas, incluso. Y a veces, también, te dura unos días, hasta que otra la sustituye.

En estos días, a medio camino entre reportero y huelguista, entre la causa saharaui y la ley mordaza, hay un músico que me ha atravesado con sus locuras: Joan Miquel Oliver. Así que te levantas silbando su silbido en Marés a Radial y la mañana es bonita como la del Cigala, las pirámides de sal y las algas marinas, los frigoríficos y los astronautas van pasando delante tuya con la frescura de una canción del verano (alternativa).

Es la primera vez que hablo de este artista,

licenciado en Filosofía, exlibrero, escritor y cantautor obsesionado por la simetría,

pero sus canciones con Antonia Font son parte de la banda sonora del blog, algo así como un brazo del mar Meditarráneo que entra de vez en cuando, cuando hace falta mirar las cosas con algo de brisa moviéndote el flequillo.

Manifestaciones y concentraciones: lugar de encuentros y reencuentros, preguntar por el trabajo y la familia, por las amistades comunes. Personas que sólo conoces de vista y que un día te presentan y hablas por primera vez con ellas y esa sensación de que ya habíais hablado antes.

Oyes a Sergio hablar con tal pasión sobre la llegada de los niños saharauis, que no te extraña que esa pasión, encauzada en solidaridad, albergue lugares tan acogedores como la Casa Sáhara que tienen por San Luis. Por eso, por desgracia, ninguna musiquilla te quita de la cabeza el simbolismo de las cosas, es decir, el porqué de esas 24 horas sin comer, el porqué del mural sobre Aminetu Haidar que hay pintado en otra pared, las banderas y pancartas acumuladas de varias causas que son, en realidad, una.

Huelga de hambre de 24 horas en apoyo a Takbar Haddi

Fran, Paqui y Lola en la Casa Sáhara (@Casa_Sahara)

Casi te nubla un poco la percepción de frivolidad cuando sonríes en una foto de este tipo, supongo que es inevitable pensarlo, o que alguien lo piense. Igual que mezclarlo aquí con lo de la musiquilla, que es como cualquier otra idea que va y viene, como una cita pendiente, una llamada que tienes que hacer a cierta hora o no olvidarte de que no te puedes olvidar de algo. Varios días leyendo sobre Grecia, y ayer me acordé y releí el artículo que llevo en mi cuaderno desde hace varios años, y me sigue pareciendo de lo más lúcido que se puede argumentar (aunque lo lúcido está reñido con la lógica capitalista, claro).

Por cierto, me retuiteó el maestro, qué grande. Me pregunto qué le parecerá la música de Joan Miquel Oliver, que tiene en sus vídeos un deje estético como el de Manolo García (esas bailarinas en el vídeo de Flors de Cactus recuerdan a las chicas que salían con sierras en la versión directo de Como un burro amarrado a la puerta del baile).

La música expresa aquello que no puede decirse con palabras pero no puede permanecer en silencio. Lo importante es no olvidar. Ni esa canción que te aviva el ánimo, ni las ideas que te avivan la conciencia.