http://libertymoving.com/wp-co...rvattavuus http://libertymoving.com/wp-co...uris%C3%A9 viagra acquisto on line

Fútbol

image

Esa vena futbolera de la infancia reaparece cuando menos te lo esperas, cuando escribes “alineación de Real Utrera” o “que echen a Del Bosque”, pero luego llegas al trabajo y te pones de fondo “la paz mundial no es asunto tuyo” y el mensaje tan simple, “aparta amablemente tu nariz, los ricos deben beneficiarse y enriquecerse, y los pobres deben seguir siéndolo”, y engarzas con este otro de Mourinho

¿Presión? ¿Qué presión? Presión es la que tiene la gente pobre del mundo intentando llevar comida a sus familias. Trabajando desde el amanecer hasta el ocaso sólo para alimentar a sus chicos. En el fútbol no hay presión.

(Poner a Mou y a Morrissey juntos en un mismo texto sí que es presión). Leer más

Los gozos y las sombras

El sábado por la mañana paseamos con Marcelo por la orilla del río y visitamos el Mercado de Triana. Mientras lo llevaba de la mano, y disfrutábamos de las vistas y los olores, aún conservaba el runrún que me había dejado Nymphomaniac la noche anterior.

Recuerdo que cuando fuimos a ver Dogville, nada más comenzar la película y aparecer en pantalla “Primera Parte”, alguien del público dijo “¡Ya empezamos!”. Todos reímos, claro. Aquellas sonrisas acabaron en desasosiego, final explosivo incluido, cuando Nicole Kidman echó el telón. Leer más

Everyday is like sunday

Una amiga nuestra (…) tenía un hijo en una banda de punk rock. Le pregunté si había oído algunas de sus canciones. Ella mencionó una titulada Todos los días son domingo. Recuerdo que me reí aliviado de que el mismo viejo aburrimiento adolescente se transmita de una generación a otra. Y también de que utilicen las mismas ironías para huir del tedio. “Todos los días son domingo”: estas palabras me remontaron a mis años de estancamiento, y a aquella terrible espera de que la vida empezara. Pregunté a mi amiga qué otras canciones tenía el grupo. “No -dijo ella-, esa es su canción, la única que tienen.” “¿Cómo sigue entonces?”, pregunté. “¿Qué quieres decir” “Pues ¿cuál es la frase siguiente?” “No lo entiendes, ¿eh? -dijo ella-. Ésa es la canción. Repiten la frase, una y otra vez, hasta que a la canción le da por acabarse.” Recuerdo que sonreí. “Todos los días son domingo”; no estaría mal como epitafio, ¿verdad? Leer más