acheter viagra en espagne comment acheter cialis en ligne kaufen viagra

Luna de agosto

image

No he visto la luna azul, sino esa primera luna de agosto, madre y señora del vino, que guía los pasos y cura el síndrome de septiembre (hasta que llega septiembre, claro).

Mes de aires acondicionados y estornudos, ideal para recordar la frase pirograbada en las sesenta y nueve varillas del primer abanico conocido de la historia, una leyenda en mandarín arcaico:

“Que tu brisa aleje la pasión verdadera”.

Cientos de miles de desplazamientos en coche, estampida humana hacia las cornisas de la península, y un maravilloso relato de Juan García Hortelano comienza “Caía la tarde, cuando los despachos han sido invadidos por una epidemia de poesía”.

Leo que Kafka, un metro ochenta y tantos de alemán en una Praga que ya hablaba checo, no era un triste ni un atormentado, sino un tipo alegre que tenía éxito con las mujeres. El siglo XXI rompiendo con los clichés, los periódicos hablarán pronto del síndrome posvacacional, pero no de los millones de síndromes no-vacacionales que sufren quienes un agosto tienen la misma nada de nada que una luna azul invisible. Menos mal que nos queda summertime.